Una sociedad ingenua.

La información nos llega de manera masiva, en grandes cantidades y por todos lados. Pero uno de los efectos negativos de la era de la información, es la ingenuidad que demostramos en el tratamiento y análisis de dicha información. Hemos hecho de los medios de comunicación e información, algo sagrado en lo que ponemos fe sin dudar.

No es nuevo que muchas veces se manipule la información para fines específicos. Mucho de lo que escuchamos y leemos no necesariamente es cierto. Y en el área de internet, la producción de información es tan colaborativa, que muchas veces no podemos confirmar los orígenes de la misma, ni la veracidad, al menos de un modo práctico.

El problema está, sin embargo, en nosotros, consumidores de información. No podemos tomar como cierta una información sin previamente verificarla. Supone un desafío, por cierto, pero es también nuestra responsabilidad.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.