Con ganas de desaparecer.

Hay veces que sinceramente, todo parece estar demasiado complicado. Todo parece ser difícil, en esos momentos nada te anima y mucho menos te divierte. Tus seres queridos te preguntan pero tú no sabes que responder, es como si un desagüe en la boca de tu estomago se tragara las ganas de hablar, de expresarte, de abrazar, en resumen, de sentir.

Puede ser el estrés, te dicen, puede ser el tiempo, puede que estés cansado. Pero el tiempo pasa y nada te llena ni te sacia.

Esta sensación es cada vez más habitual. La dependencia a sustancias y hábitos nocivos nos pueden producir una sensación momentánea de paz y satisfacción pero la familia, la realización personal y los amigos son los que nutren nuestro estado ánimo.

Todos tenemos malos momentos, pero hay gente que lo pasa realmente mal. Existen situaciones especiales, como los familiares de muertos en atentados terroristas, accidentes de transporte o enfermedades pero algo para lo que nadie está realmente preparado es para estar triste sin una razón.

Si tú, querido lector, estás ahí, no te dejes embaucar, no creas todo lo que te digan sobre las enfermedades mentales, pide ayuda porque luego, puede ser demasiado tarde. Hay un gran número de profesionales que pueden ayudarte. Pide ayuda a tu médico. Si por ti no quieres, hazlo por los demás, porque seguramente le importes a alguien mas de lo que piensas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.