Paradigma de causa y efecto

Durante ya bastantes años hemos vivido dentro de una conversación de causa y efecto en el cual la causa jamás puede desligarse del efecto. Al seguir esta línea de razonamiento podemos estar claros entonces que jamás podemos desligarnos de nuestro pasado ya que nuestro efecto siempre está ligado a una causa que está en el pasado. Y el simple hecho de tener un pensamiento así nos obliga a pensar hacia atrás y no hacia adelante. EL ligar la causa y el efecto es traer el pasado al presente. Lo máximo que podemos llegar a hacer con esta teoría es acercarnos a segundos a nuestro presente, pero la causa siempre estará en el pasado.

El gran aporte de Newton: La ley de causa y efecto. Para cada efecto hay una próxima y continua causa. Somos el producto perfecto de Newton cayendo en cuenta que somos simplemente el efecto de una causa. Que somos el resultado de nuestro pasado y por consiguiente que nuestro pasado nos define. Newton entonces aplica esta conversación para poder predecir un futuro ya que cuando dejamos que nuestro pasado nos defina, podemos entonces predecir que nuestro futuro se verá bastante parecido a nuestro pasado. La conversación y el potencial según Newton esta en nuestro pasado ya que quien yo soy es lo que mi pasado dicta que soy y no lo que yo elijo ser. Pero démonos cuenta que newton se limita simplemente a predecir un pasado y no a inventarlo. Es ahí donde reside entonces nuestro potencial en inventarnos un futuro.

Ahora, cuando nos enfocamos solo en el efecto y desligamos la causa lo que hacemos es traer el futuro al presente. Es enfocarnos sólo en el efecto sin pensar en él como. Solo en el compromiso que tenemos hacia ese efecto. Ya no se trata de que pienso o que piensen de mí, sino de cuál es mi compromiso para crear algún efecto sustentable para el planeta. Al enfocarnos entonces en el efecto, cambiamos la causa que soy para el mundo HOY. Y así invento mi presente y mi futuro a base de este efecto al que me comprometo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Daniel Lira’s story.