¿Sabías que hay dos tipos de apego?

El apego seguro, donde el bebé se siente entendido y acompañado en sus estados emocionales tanto positivos como negativos.

Y el apego inseguro del que existen tres formas. Evitativo: suelen ser personas que crecen menos conectadas, tienen vínculos menos profundos. Ambivalente: también es una persona que se adaptó al ambiente, pero por la intermitencia en la conexión con el cuidador primario, no confía. Y desorganizado: suelen ser chicos que en los momentos de estrés, de necesidad, de angustia, ni buscan, ni no buscan, ni se arreglan, ni no lloran: se desorganizan, son incoherentes.

Leé mucho más sobre el #apego #seguro en #SerPadres de #marzo.
¡No te la pierdas!