Esta mañana

Me despierto con un vacío en los labios; en el cuerpo. El corazón me late más despacio, más lento. La mañana es fría y muda, me detengo a mirar el horizonte y es ahí cuando más te recuerdo. Vives en mí. Te llevo en el centro de mi pecho. ¿Como podría vivir sin la libertad nuestra, así sólo exista en mis sueños?

La realidad es algo que nos toca a todos por igual. Es más bien democrática. Mientras que la ilusión es aristocrática. Porque no se ilusiona el que quiere sino el que puede. El que puede vivir con un corazón roto, con el alma marchita, con las dudas eternas, con la tristeza del invierno o con el silencio de las miradas. La ilusión deja que el alma se expanda tranquilamente. Hasta que la violenta frialdad de la realidad la detiene. Por eso hay que empujar los limites de una y otra hasta que se fundan. ¿Qué puede hacer la realidad contra la irreverente presencia de los recuerdos? ¿Qué puede hacer la realidad si cuando despierto, juro que aún tengo en los labios uno de tus besos?

Estábamos, estamos, estaremos juntos.
A pedazos, a ratos, a párpados, a sueños.
Mario Benedetti
A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.