«Over the Hills and Far Away» —Led Zeppelin

No existe el rock como ente único que lo aglutina todo. Primero está Led Zeppelin y después todo lo demás. Porque Led Zeppelin no es un grupo de rock como el resto. Son la semilla de la que creció el árbol que dio lugar a la segunda era del rock, la era del rock moderno. Ellos inventaron todo lo que podemos escuchar hoy día en cualquier banda de rock, en cualquier lugar del planeta. Los riffs de guitarra, los ritmos de batería, la manera de cantar… todo, absolutamente todo, se lo debemos a ellos. Desde entonces no hemos hecho otra cosa que copiar los mismos clichés. Sí el rock es una familia, Jimmy Page y Robert Plant son como nuestra mamá y nuestro papá.

Led Zeppelin fueron pioneros en casi todo. Han representado y abanderado como nadie todos los estereotipos que el rock ha generado durante décadas. Drogas, excesos, escándalos en hoteles, leyendas urbanas, satanismo, lujo, muerte, éxito… y entre todo ello, decenas de canciones que quedan para la historia como testimonio de la era dorada del rock.

Es prácticamente imposible que volvamos a presenciar un acontecimiento de la magnitud que supuso Led Zeppelin en su momento. En 1975 lograron tener 6 discos al mismo tiempo en la lista Billboard: Physical Graffiti, Led Zeppelin IV, Houses of the Holy, Led Zeppelin II, Led Zeppelin and Led Zeppelin III. Fueron la primera banda de rock en tener un avión privado para desplazarse en sus giras, un Boeing igual al del presidente Nixon. Los primeros en ofrecer grandes conciertos de 3 y 4 horas de duración en espacios gigantescos. Son el único grupo junto a The Beatles que tienen 5 discos de diamantes. Es decir, han vendido más de 10 millones de cada uno de sus discos. Pusieron la primera piedra del muro sónico que supuso el heavy rock que llegó a partir de los 70. Sus discos son como el manual de instrucciones del rock.

Pero como casi siempre ocurre en el arte y en la cultura, todo lo accesorio y superfluo termina disfrazando o encubriendo lo verdaderamente importante, su obra, las canciones. Y desde luego esto es algo que hicieron Led Zeppelin como pocos grupos lo han hecho en toda la historia de la música contemporánea. Hay decenas de canciones donde elegir sin equivocarte, pero mi canción preferida de ellos es «Over The Hills And Far Away» incluida en el disco Houses of the Holy de 1973.

Es prácticamente imposible que volvamos a presenciar un acontecimiento de la magnitud que supuso Led Zeppelin en su momento

«Over The Hills And Far Away» fue compuesta a medias por Page y Plant. Este tema, al igual que el disco dónde se incluía, supuso un cambio tanto en la instrumentación como en la manera de componer que hasta entonces Led Zeppelin vino desarrollando. La canción tiene un aire algo más épico y contiene influencias de la música celta. Algo con lo que por entonces Jimmy Page estaba experimentando. La letra de la canción está inspirada en el libro El Hobbit de Tolkien y para la música tomaron como base la canción de Yardbirds «White Summer», dónde Jimmy Page militó antes de entrar a formar parte de Led Zeppelin.

La canción comienza con una larga introducción de guitarras acústicas de 6 y 12 cuerdas junto a la voz de Robert Plant. A partir de ahí evoluciona en crescendo, poco a poco, hasta que la banda embiste con todo su arsenal en el minuto 1:26. La estructura de la canción es un tanto original. No sé si se trata de una canción que solo tiene que estrofas —sin estribillo— o de una canción que solamente tiene estribillo —sin estrofas.

En cualquier caso se trata de una de las mejores canciones de Led Zeppelin. Una canción en la que se puede apreciar todo lo que significó este grupo y la impronta que dejaron con su música. En lo que dura el tema puedes apreciar la poderosa voz de Robert Plant, la guitarra acústica y eléctrica de Jimmy Page y la atronadora batería de John Bonham. La historia del rock en menos de 5 minutos.