CES Las Vegas 2019

Miami — Las Vegas

Sin que sirva de precedente, en esta ocasión voy a ejercer de corresponsal especial en materia de tecnología. El mes pasado tuvo lugar el CONSUMER ELECTRONIC SHOW en la ciudad de Las Vegas.

Se trata del mayor evento de tecnología, en términos de “cacharros”, que cada año comienza la segunda semana de enero (por este lado del mundo los Reyes Magos ni están ni se les espera, así que han tenido que inventar su propio evento para que lleguen los juguetes).

Seguro que a muchos les suena que por estas fechas los telediarios cierran con curiosidades tecnológicas y cacharros innovadores y/o extraños. Este año en el capítulo de extraños ha estado la cosa variada. La secadora de mascotas, la máquina de venta (vending) que por unas monedas te hace el pan (desde cero), el dispositivo lanza huesos para perros, hasta llegar al detector de pipí en los pañales de los niños y haciendo uso de conexiones bluetooth.

Para hacernos una idea del tamaño de este evento, en total se registraron 180.000 personas de 155 países, a los que sumamos 6.500 periodistas para 4.500 empresas que venían a mostrar sus cosillas para el 2019 (moviliza más de 400.000 personas en total) en más de 200.000 metros cuadrados de exposición distribuidos en once instalaciones con 24 categorías de productos. Las caminatas eran épicas. Los 5 días.

Pocas ciudades en el mundo pueden albergar semejante despliegue. Pero la ciudad-hotel de Las Vegas con todos sus tópicos y realidades, lo consigue perfectamente.

Estaban todas las grandes. Todas menos una, curiosamente la que durante mucho tiempo ha sido la MÁS grande: Apple. Aunque en realidad esta marca consigue, no estando, estar siempre y ser de las más indirectamente representadas. Este año lo han conseguido, además de generando rumores y con la presentación de miles de accesorios para sus productos por parte de terceros fabricantes, plantando un anuncio en uno de los puntos más visibles del evento que rezaba: “What happens on your iPhone stays on your iPhone”,(lo que ocurre en tu iPhone se queda en tu iPhone) jugando con una famosa expresión acuñada en la ciudad del pecado que hace referencia a todo lo que ocurre en Las Vegas. Esto viene a colación de la lucha existente entre Apple y otras compañías como Facebook o Google para proteger la información que grandes multinacionales obtienen de sus usuarios y en las que basan su modelo de negocio (recuerden la máxima: si un servicio en Internet es gratuito, es porque tú eres el producto). La famosa y anterior Ley de Protección de Datos europea, no está en los Estados Unidos… pero se le espera. Y pronto.

Para acabar con Apple, hubo un sorprendente anuncio por parte de Samsung (hasta hace unos meses en pelea constante de patentes con la empresa de la manzana) e incorporará iTunes y soporte para Airplay2 en sus televisores inteligentes. Parece que la pelea ahora se mueve hacia Apple/Qualcomm.

Este ha sido el año de la Inteligencia Artificial. Google y su Google Home ha estado presente de manera transversal. Han seguido una estrategia de tener su propio espacio (en realidad un edificio completo) y a su vez distribuirse entre todas las empresas participantes en el evento que tenían capacidad de conectarse con su dispositivo.

Amazon con su Alexa (que por cierto, ya llega a los coches con un nuevo dispositivo para el que hay lista de espera como probadores) hacía una estrategia más conservadora, pero podías ver el logo de Amazon/Alexa en muchos de los juguetes de todo el evento.

La capacidad que tienen estos aparatos de interpretar (desde hace unos meses incluso en español) órdenes habladas es impresionante. Cada mes se añaden nuevos comandos y nuevos sensores/actuadores compatibles. Cada mes son más “artificialmente” inteligentes, en parte por el aprendizaje que le ofrece la interacción con humanos y el estudio de todo aquello que se solicita y la manera en la que lo hacemos.

En el saco de la Inteligencia Artificial entraba prácticamente de todo, desde carritos de supermercado, robots mascotas o de ayuda, dispositivos y apps de análisis de fotografías (muchas cámaras fotográficas digitales de gama alta eran capaces de gestionar y aplicar filtros en sus resultados) hasta llegar al famoso vehículo autónomo. Estaban casi todos pero liderados por grandes marcas europeas, Audi, Mercedes, BMW… El conductor de UBER que me llevaba uno de los días no andaba preocupado, aunque desde UBER ya le avisaban que existen servicios de la compañía por la ciudad ya autónomos. Según él no vería el vehículo autónomo en los 25 años de vida que pensaba que le quedaban, aunque el mercado habla del 2022 como un despliegue natural generalizado. Lo cierto es que varias ciudades americanas ya poseen este tipo de vehículos, aun de manera experimental, pero circulando entre el resto de conductores.

Para finalizar, los nuevos “cacharros” del día a día que los consumidores comenzaremos a ver en unos años incluyen ya los televisores (y móviles) con pantalla por ambos lados, los que emitían el sonido desde la propia pantalla y, por fin, las pantallas planas enrollables (la de LG era un espectáculo cómo se guardaba sobre un mueble) cuya tecnología ya comenzaba a verse en las primeras pantallas que se doblaban en un móvil.