Ellas son la oportunidad

Singular Factory
Jun 4 · 5 min read

Vuelo Miami — Londres

Aunque podría serlo, Schamann no es el nombre de un distrito en Nueva York o Berlín. Es un barrio vulnerable de clase trabajadora en la periferia de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Comercios tradicionales, antiguas casas terreras y deteriorados edificios de casas públicas en calles con nombres de obras del escritor canario Benito Pérez Galdós, se reparten entre parterres de palmeras y cactus construidos con muros de hormigón y cemento que solo son repintados por cuadrillas de desempleados cuando se acercan las elecciones o el día de su patrona, la Virgen de los Dolores. Porque siempre han existido barrios de primera y de segunda, llegados a esta desidia, muchos de sus vecinos, ya confundidos, suelen celebrar el anuncio del Ayuntamiento de la compra de modernos maceteros con flores de colores para recibir a los visitantes en la zona turística de la Ciudad, de la misma forma que si el Alcalde hubiera proclamado el arreglo de la pared desconchabada de la plaza que lleva años derrumbándose sin que nadie les haga caso.

No importa que sea en Schamann o en un distrito de innovación en Boston. Importa el valor de una idea y el esfuerzo y la perseverancia que dedican a convertirla en realidad.

Créditos: El Coleccionista de Instantes https://flic.kr/p/eB17Zh

No hace falta añadir que en Schamann no hay turistas. Pero la Embajada de Estados Unidos en España sí encontró el pasado mes de mayo el motivo para visitar a uno de sus centros públicos de enseñanza, el IES Schamann. Algunos meses antes, Ainhoa, Jamilia, María, María del Pino y Marolyn, quisieron participar en el programa Technovation Challenge que apoya esa Embajada con la intención no solo de aprender, sino también de encontrar soluciones innovadoras a los retos de su comunidad aprovechando las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías. Un ejemplo de cómo individuos con ambición, educados y con formación en habilidades tecnológicas, conscientes de que el futuro depende en gran medida de ellos, emprenden para resolver de forma más rápida y eficaz retos complejos o simplemente, para mostrar a la administración pública que mejorar los servicios que prestan a los ciudadanos es cuestión de querer y también y sobre todo, de dejar hacer.

Todo esto no sucedió por accidente. La gran mayoría de los estudiantes del IES Schamann no tienen los recursos de ningún centro privado, ni sus padres el tiempo para pasar el fin de semana ayudando a sus hijos u ofreciéndoles actividades complementarias. Ni siquiera el mérito es lo que han logrado estas chicas ganando con JAM3 la competición a nivel nacional en Barcelona y semanas después la competición AngelHack en Londres. Lo verdaderamente importante es comprobar cómo la apuesta de ellas por ellas mismas, por poner en valor toda la educación que han recibido y volcarla en desarrollar un proyecto o una idea de negocio innovadora, es una oportunidad real para miles de jóvenes sin importar dónde han nacido o los recursos a los que tengan acceso sus familias. No importa que sea en Schamann o en un distrito de innovación en Boston. Importa el valor de una idea y el esfuerzo y la perseverancia que dedican a convertirla en realidad.

En el camino quedan muchas personas y organizaciones que con su colaboración y apoyo en distintos ámbitos tuvieron confianza en lo que Ainhoa, Jamilia, María, María del Pino y Marolyn podían alcanzar. La aportación en distintos planos de Octavio, Ana, Iván, Hermelindo, Oriana, Néstor, Isabel, Adi o Carolina, demuestra que el acceso a recursos en la economía actual consiste en estar conectado a redes que hacen posible o ayudan a superar los retos que tendrán que enfrentar, y que sin lugar a dudas no serán sencillos. De ahí que el capital social de una región — capital humano y la confianza — sea hoy un factor determinante para el desarrollo económico que se alcanza a través del conjunto de iniciativas privadas que desarrollan personas como ellas. Porque al final, las empresas las crean los individuos.

no podemos renunciar al talento de cientos de miles de jóvenes alrededor del mundo que, ya sea en zonas urbanas o rurales, buscan una oportunidad para demostrar sus capacidades y habilidades

También fue necesario que Paletexpress-Cajasiete hiciera de algo parecido a un American Space todos los fines de semana entre Enero y Abril de 2018 para que las cinco alumnas del IES Schamann tuvieran un lugar de trabajo donde desarrollar su proyecto. Sin tener tiempo para pensar qué recompensa podrían alcanzar, les movía su compromiso, la aspiración por cambiar su barrio y posiblemente, la ilusión de convertirse en un ejemplo y un motivo de orgullo para sus compañeros de instituto y para sus vecinos. Seguramente también sintieron la excitación por ser las protagonistas de algo que ellas crearían con sus propias decisiones y que dependía solo de ellas mismas, de su talento y de su conocimiento.

Por todo esto podemos concluir que no podemos renunciar al talento de cientos de miles de jóvenes alrededor del mundo que, ya sea en zonas urbanas o rurales, buscan una oportunidad para demostrar sus capacidades y habilidades. Debemos apoyarles y ayudar visibilizar lo que hacen. Dicho de otra forma, personas como Ainhoa, Jamilia, María, María del Pino y Marolyn son nuestra oportunidad. Ellas son la verdadera oportunidad. Seguramente es esto lo que pensó el rey Felipe VI cuando las conoció hace pocas semanas.

Singular Factory Blog

The Internet Business Factory

Singular Factory

Written by

www.singularfactory.com

Singular Factory Blog

The Internet Business Factory