Metaverso

Miami — Dubai — Riyadh — Miami

Pueden ocurrir dos cosas a estas alturas: estar bastante cansados de escuchar la palabra metaverso, o ser la primera vez que la escuchan. Voy a tratar de asumir el reto de ayudar en los dos casos.

Primero un par de datos curiosos (y sorprendentes). Los denominados Generación Z (entre los 10 y los 25 años hoy) se sienten, por un pequeño margen, más “online” que “offline”. Aunque el margen es aún pequeño, son mayoría y es algo completamente nuevo para el resto de las generaciones.

Un 68% se sienten “gamers” (jugadores). El 36% tiene “amigos cercanos” sólo en el mundo online. En la mayoría de los casos nunca se han conocido personalmente.

El metaverso tiene muchas definiciones. En realidad, no hay “un metaverso” sino muchos y variados. Cada uno con un entorno, un contexto y un propósito diferentes. Podemos considerarlo un universo digital paralelo persistente, es decir, con vida propia independiente a que los usuarios estén conectados a él o no. Una proyección digital en forma de avatar que nos permite crear un personaje y desarrollar un comportamiento, valores y formas de relación completamente nuevas o diferentes a la de nuestra representación física. (Ready Player One es una buena y entretenida película para ayudar a entender un poco).

¿Pero por qué ahora podría funcionar todo esto de los metaversos?

Todo esto no es nuevo. Hace 22 años existía una comunidad llamada Habbo Hotel (que aún existe). Se trataba de avatares que se relacionaban dentro de un hotel virtual. Un poco después apareció SecondLife (también sigue online si lo quieres visitar). Este llegó a tener bastante éxito. Muchas compañías “compraban” terreno virtual y los usuarios interactuaban entre sí. En Singular Factory llegamos a programar el gemelo digital de la Plaza Santa Ana y alrededores sobre SecondLife. Debe seguir ahí.

¿Pero por qué ahora podría funcionar todo esto de los metaversos? Pues muchos creen que era necesario desarrollar funcionalidades como las monedas digitales y los títulos de propiedad digitales. Ya hemos escrito aquí antes sobre eso. Sobre cripto monedas, blockchain o NFT (non fungible tokens, o lo que viene a representar la prueba de propiedad de un recurso, asset, digital). Tiene sentido que en un mundo paralelo y digital, no tengamos que depender de un sistema económico físico y tradicional.

Los departamentos de recursos humanos se esfuerzan por entender qué es esto del metaverso pero todos estos nuevos trabajadores que están a punto de incorporarse en los próximos 20 años ya lo conocen.

En realidad, si les suena “Fortnite”, “Mine Craft”, “Roblox”, “Animal Crossing”, etc. ya saben que el metaverso llegó hace tiempo. Pero en forma de juegos. Si tienen hijos/hijas sobrinos/sobrinas, etc. De 8 a 15 años, es muy probable que todo esto les suene ya. Y tengan amigos que reconozcan sólo por sus avatares en ese juegos.

Los departamentos de recursos humanos se esfuerzan por entender qué es esto del metaverso pero todos estos nuevos trabajadores que están a punto de incorporarse en los próximos 20 años ya lo conocen. No les sorprende y les resulta nuevo relacionarse online. No son el problema.

Si quieren experimentar les invitamos a probar algunos de los ya existentes. nubi.city es nuestra apuesta por un metaverso de gente remota que desean experiencias en el metaverso para trabajar, aprender o relacionarse profesionalmente. Con Hologis.app conseguimos algo simular, pero centrado en un metaverso profesional para gestión de emergencias. Luego están Descentraland y, como no, todo lo que META (el antiguo Facebook) está creando en su propio entorno.

--

--

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store