Ajeno a toda actividad

Ajeno a toda actividad

Siempre contemplo el horizonte para adivinar un espejismo donde la arena y el viento forman amable remolino veloz como el rayo, tal vez propagado por los genios que habitan el desierto, Estoy atesorando los dulces momentos que me depara saberme enamorado del Amor y mi cuerpo permanece al albur de los elementos en la llanura inabarcable por donde deambulan mis sueños.

Sé que camino perdido en el tiempo, en el abismo, en el universo. Sé que no hay nada que yo pueda ser salvo amante en busca del Amado, que no me interesa el mundo, que no quiero pelear en el océano de la ilusión porque es perder el ser y yo quiero seguir siendo para poder amar sin límites en mi limitada vida, que solo la plegaria es suficiente, el motor de mi cuerpo, la energía capaz de superar adversidades y tristeza; pero no estoy triste, nada veo como obstáculo sino como evaporación.

Todo se consume cuando te busco y te llamo y me rindo y quedo prosternado sin palabras, silente.

Like what you read? Give Youssef Nava a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.