La Piedra Oscura: secretos revelados al amanecer

Ayer fuimos partícipes de la tercera obra del Mes de Teatro Hispano Paraguayo en la segunda función de “La Piedra Oscura”, escrita por el español Alberto Conejero, dirigida por Jorge Baez.

Hernan Melgarejo y Manuel Alviso

Una habitación de un hospital militar cerca de Santander, España; dos hombres que no se conocen y que están obligados a compartir las horas terribles de una cuenta atrás que quizá termine con la muerte de uno de ellos al amanecer. Un secreto envuelto en remordimientos y un nombre que resuena en las paredes de la habitación: Federico.

Para empezar no podemos dejar de mencionar la gran decisión de optar por un espacio alternativo a la sala Manuel de Falla del Salazar, teniendo en cuenta que esta es la institución que respalda el festival, llevando la obra a la celda del Museo de la Memoria, que muchos incluso recordarán aun como “La Técnica ” una de las principales sedes de tortura durante la dictadura Stronista. El lugar de por sí habla para cualquier paraguayo que entre al local lanzándote esas vibraciones de violencia que cooperan completamente a que te ubiques en el contexto y el clima de la guerra civil española.

Una celda teñida de azul te recibe, en un trabajo de visualización que no pierde su impacto conforme la obra va a avanzando, utilizando no sólo el espacio ya mencionado sino luces, sonido y audiovisual para guiarte por la historia que es sostenida por Manuel Alviso en el papel de un joven soldado orgulloso a medias de estar en esa celda cuidando a un prisionero de Guerra recién capturado interpretado por Hernan Melgarejo.

La obra es intensa de comienzo a fin, transportándote por la vida de estos personajes de bandos opuestos, en una situación suficientemente sensible como para entablar temas tanto crudos como sensibles que giran alrededor del escenario de guerra, el bien y el mal dependiendo de los intereses de cada bando, la sangre derramada, las vidas que quedan en pausa hasta que el confrontamiento termine, si alguna vez termina para ellos, un legado que puede morir, la culpa y el recuerdo.

Manuel Alviso y Hernan Melgarejo interpretan a estos personajes, que salen de cualquier cliché conocido, por lo que se sienten completamente humanos, en sus conversaciones se va revelando la historia, llevándote con la interpretación de ambos desde las ironías de la vida, a la desesperación y el peligro que rodea la celda, que los llevan a una relación inusual y hasta fortuita.

Sorprende de vuelta la dirección de Jorge Baez quien logra hacer el texto real, incluso sin utilizar modismos paraguayos, que muchas veces buscamos para acercarnos mas a la obra, pero que viendo los diferentes trabajos que ha presentado en el año siguiendo esta linea de lenguaje prácticamente neutro con un gran resultado, te hace cuestionarte si realmente es tan necesario adaptar completamente una obra especialmente cuando es extranjera.

Podriamos hablar de muchos aspectos mas de la obra que se ubica no solo en un verdadero contexto histórico, si no que también presenta personajes relacionados a un personaje más que importante en la cultura universal. Utilizando la ficción para llenar los huecos de la memoria pero queremos dejarte a vos con la oportunidad de ir y disfrutar de esta puesta que fácilmente podemos decir es una de nuestras favoritas en el año.

Como mencionamos la obra se lleva a cabo en el Museo de la Memoria (Chile entre Tte. fariña y Jejui) a las 20:00hs pero se reparten números desde las 19:00hs ya que solo hay lugar para 50 personas así que te recomendamos ir bien temprano para asegurar que ingreses y mientras esperas podes ver parte del Museo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.