Ramona Quebranto

Pocas veces uno tiene la oportunidad de encontrar en cartelera una obra que muestre cómo protagonistas a grandes exponentes del teatro, sobre todo en esta obra que queremos comentar en esta ocasión teniendo en un encuentro íntimo a madre e hija, Margarita y Paola Irún.

Ramona quebranto, obra de Margot Ayala de Michelagnoli, vuelve a cobrar vida en las tablas en conmemoración de los 50 años de la aclamada actriz Margarita Irún, quien en hace 28 años atrás interpretó el papel de Ramona cediendo el mismo a su hija e interactuando juntas en escena creando magia y una conexión que traspasaba a la audiencia.

Margarita Irún celebra 50 años de carrera en las tablas, con nada menos que un material audiovisual inspirador, mostrando los diferentes personajes que ha encarnado durante tantos años en la escena nacional pasando por las obras mas clásicas del repertorio internacional, acompañada del testimonio de sus colegas que narran el despertar de una de la mayores actrices de nuestro país.

Se encienden el primer foco, con Margarita abrazada a una columna con el primer monólogo, adentrando así a la historia de Ramona (Paola Irún), ubicándonos en la vida de un barrio de la Chacarita, de los más cercanos al río, interpretado gracias al inteligente diseño de escenario que deja a la imaginación completar los espacios faltantes, iluminada tan solo por focos que bien podrían ser el alumbrado del mismo barrio.

Jugando con el lenguaje jopara y mostrando una realidad paraguaya con caracterizaciones que al principio te sacan risas y terminan por helarte hacia el final, mientras te vas adentrando en la historia de la joven con un espíritu fresco que aún no llegan a entender la vida, caminando en el contexto que le tocó y los resultados que de a poco recalcan su personalidad, cayendo en una relación abusiva en manos del, por degracia, “típico arriero paraguayo”, en un tiempo donde solo era un protocolo guiado por la iglesia y la sociedad oscurecida por la dictadura. Complica esto el repentino amor que nace en otro hombre, quien para su desgracia leía en el tiempo donde la ideas era mejor callarlas, Severino.

Una verdadera obra maestra en escena y un trabajo completo de equipo que muestran una vez más que contamos con una cultura rica, talento nacional y mucho que mostrar en escenario.

ENTRADAS

Estudiantes de Teatro 60mil

Socios del Club Personal 70mil

Publico en Generales 85mil

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Smash Asunción’s story.