“Ser o No Ser” y esta vez, ¿De quién es la Culpa?

«Ser o No Ser» vuelve después del éxito del año pasado, con una dinámica diferente, un elenco realmente variado con iconos y debutantes de las tablas, y sobre todo con un profundo mensaje de igualdad y tolerancia.

El punto principal, que guía la obra es la Culpa y/o la falta de ella, donde siete hombres son confrontados por sus “inclinaciones” y empiezan las discusiones ¿Está bien? ¿Está mal? ¿Quién tiene la culpa? ¿Se hace o se nace? ¿Fue por culpa de los padres o de las divas de la tele y la música? ¿Hay que sentir culpa, ¿Qué es la culpa y para que sirve?

La obra se desarrolla con pocos elementos escenográficos, mas que nada utilizaría y una gran coordinación de luces y sonido que incluso desde el estreno dio en el clavo en cada momento de una obra que desafía a los actores y nos permite explorar las diferente facetas de los mismos, tanto en interpretación como en coreografía y declamación.

La gran diversidad de actores que sorprenden gratamente, como el debut del Hugo Cataldo, que estrena su faceta de actor, el diseñador de modas Jork Aveiro una de las figuras que nos tenía expectantes, Bruno Sosa el galán de la chiperita, Manu Portillo y Roberto Cardozo actores reconocidos que como mínimo los viste en 7 cajas, Omar Mareco que (Junto a Roberto)vuelven a ser parte de del elenco desde la primera edición con la excelencia de siempre y el gran actor de trayectoria Juan Carlos Moreno, todos bajo la dirección y el impresionante texto de Hugo Robles.

Un balance complejo pero muy bien trabajado entre la crítica social y la gran calidad de humor, representando tanto vivencias de los personajes, diversos escenarios, desde la niñez hasta la prisión, pasando por las divas de la televisión y todo aquello en lo que los miembros de la comunidad LGBT encontraron refugio desde hace años.

Una obra que enseña, refleja y pone en práctica la empatía, brindando una voz a los que no pueden hablar, tocando la historia de nuestro país en las épocas más oscuras, una crítica a política, la iglesia, la familia y un gran show remeremorando canciones, personajes de una época pasada a quienes verán de forma diferente a partir de ahora.

Fotografías: Christian Bernadet

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.