Todos los Caminos Conducen al Monte: Kaí y Tatu vuelven a escena en el Arlequín.

Tras su estreno en agosto, esta hermosa co-producción Paraguaya-Argentina de títeres vuelve con dos funciones en el Arlequín Teatro

La obra nos lleva por las peripecias de una Tatu Carretahembra que amaba su casa de monte y cielo estrellado. Vivía alegremente compartiendo sus días y sus noches con una comunidad originaria. Hasta que una madrugada es capturada para ser exhibida en el Zoo de Asunción. Allí, en cautiverio, conocerá a Kaí, un mono amante de la tecnología y de la fiesta, entre ambos se irá tejiendo una amistad a escondidas de Zandro, el avaro dueño del Zoo. Juntos están planeando algo muy grande…

La compañía Kunu´u Títeres de Paraguay y la Compañía Gabriela Clavo y Canela de Argentina, con ayuda de los fondos IBERESCENA, han desarrollado esta puesta escénica con un mensaje ambiental necesario y unos títeres visualmente llamativos que destacan la estética del arte indígena.

Las títeres son controlados por Carola Mazzotti y Tessa Rivarola, con la dirección de la mendocina Gabriela Céspedes, música en vivo de Ronald (Firu) Páez,y asistencia de dirección de la compañía Tire y Afloje de Posadas. La escenografía es una creación del cineasta paraguayo Mauricio Rial Monti, y el diseño de luces es del mendocino Anibal (Tito) Garnica.

La obra es un deleite visual que combina diferentes artes, desde la música en vivo hasta la caracterización, tanto estética como en la actuación de cada personaje dentro de la obra, donde incluso por momento te olvidas que hay personas manejando todo tras la hermosa escenografía. Todo esto coronado con el hermoso mensaje que guarda en si mucha de las problemáticas actuales de una manera sutil y entendible para los niños. — Smash

La obra se realiza el Sábado 4 de Noviembre en dos funciones, a las 17 hs. y 20 hs. en el Teatro Arlequín (Antequera 1061) Las entradas ya están a la venta de forma anticipada a 40.000 Gs. con precio especial para grupos, 50.000 Gs. en puerta.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.