Un contexto que profundiza la incertidumbre de los músicos

Entrevista con los músicos Paula Rodríguez y Orlando Martínez

Emergentes
Aug 16, 2020 · 4 min read

La música enfrenta un escenario de daños incalculables, renombrados, anónimos y aficionados llenan nuestros vacios con el poder del pentagrama y también se preguntan sobre la sostenibilidad de los artistas y de la producción de la música. Para conocer más sobre su contexto, conversamos con Paula Rodríguez y Orlando Martínez.

Buscar espacios para crecer profesionalmente, popularizarse a través de servicios de streaming, acceder a financiamientos, luchar contra estructuras socioeconómicas, ya eran desafíos constantes para los artistas, pero con la venida de la pandemia, la situación se complejizó aún más. “Fue un golpe superduro, cayeron varias cosas, y ya tenía toques agendados hasta septiembre”, comparte Paula Rodríguez, músico sesionista, cofundadora del Festival Sorora.

“A nivel económico, todo quedó parado, aunque por suerte tuve respuesta al ser seleccionado en algunos festivales”, por su parte, relata Orlando Martínez, músico compositor. Ambos, desde sus perspectivas, coinciden con que la pandemia significa un golpe fuerte al rubro, que ya tenía planificado el 2020 con varios proyectos en la mira.

Tanto Orlando como Paula cuentan que varios colegas suyos han tenido que buscar alternativas laborales para poder contar con ingresos económicos: “Se están dedicando a hacer delivery, confitería, a vender cosas, etc., otras formas de sobrellevar la situación”, expresa Paula.

“Algunos están haciendo kits de bocaditos, poniendo así la cara a la situación, ya que no hay previsión de que se pueda trabajar pronto”, igualmente comenta Orlando. Él destaca también que encuentran oportunidades a través de trasmisiones en vivo, pero que no reflejan los mismos ingresos económicos.

Aunque se trate de toques pequeños, como cumpleaños u otro tipo de evento social, varios artistas se vieron afectados, sobre todo los músicos folcloristas, que prácticamente vivían de eso, reflexiona Paula.

Dedicarse a la música: un desafío ya previo a la pandemia

Destaca la importancia de apoyar a las artistas, desde el momento de registrar sus temas, hasta el momento de presentarse a conciertos. A esto se suma la preocupación de cómo dar lugar a quienes no tienen acceso a internet y se encuentran con esta barrera tecnológica y social , que les imposibilita recurrir a financiamiento u otros apoyos que pueden potenciar sus carreras. Puntualiza también que el trabajo de la organización sigue con el ese mismo objetivo, y por qué no, en un futuro soñar con Sorora Records.

“El folclore en Paraguay tiene sus rinconcitos, pero es necesario seguir trabajando”, expresa en paralelo Orlando. Comenta que hay idas y vueltas, pero en donde prospera este rubro específico sigue siendo en eventos privados.

El registrase para difundir la música en plataformas digitales, por ejemplo, sigue siendo una complicación, cuenta Orlando. “Hay trámites que tienen que flexibilizarse, eso facilitaría las cosas a muchos artistas”, menciona.

Visibilizar, apostar a la participación, llegar a artistas que no pueden acceder a internet, registrar obras, siguen siendo constantes batallas para las y los músicos, a esto, se le suma la necesidad de adaptarse a un contexto condicionado por la pandemia. Si bien, muchos eventos quedaron cancelados, el trabajo incansable por potenciar el rubro, sigue en pie, reinventándose, a son de la música paraguaya y guitarras eléctricas.

Sobrevivientes

Una serie que va al rescate del arte

Sobrevivientes

Sobrevivientes — una serie que va al rescate del arte

Emergentes

Written by

Somos una plataforma de despegue para el arte emergente de nuestro país. Organizado entre la Fundación Itaú y la Fundación Carlos Pusineri Scala.

Sobrevivientes

Sobrevivientes — una serie que va al rescate del arte