5 razones por las que debes seguir soñando despierto

Cuando yo asistía al colegio, soñar despierto era señal de mala conducta… y se castigaba.

Fue hace mucho, yo era niño, pero puedo recordar la ansiedad que me causaba la lucha por no «irme de viaje» en mitad de la clase. Claro, temas interesantes y hermosos —como las matemáticas— me tenían bien anclado. Pero en muchas otras materias se me iba la mente.

No se trataba de déficit de atención. En lo absoluto. Se trataba de un cambio de foco: de clase aburrida con profesora más pesada aún, a un mundo de posibilidades infinitas. Un lugar donde los puntos cardinales no existían, los ejes cartesianos tenían personalidad, y el tiempo se retorcía en espiral.

No consumía drogas en aquel entonces. Tampoco consumo ahora.

Yo «salía» del salón de clase y me iba a jugar a mi patio cerebral. Jugaba con mis​ pensamientos, con mi mente.

Pero estaba mal. No estar «presente» y dejar de prestar atención absoluta era punible.

Con el pasar de los años aquel sistema educativo se encargaría de pisar —y matar— mi imaginación y la de muchos de aquellos​ niños.

No fue una mala educación. Tuve mucha suerte. Asistí a los mejores colegios y universidades. Pude aprovechar la formación y me gradué con notas altas.

Salí de la universidad con estructura mental, capacidad de análisis, y disciplina de pensamiento. Pero no tenía imaginación.

No supe que no tenía imaginación sino hasta que tuve mi primer trabajo, y me enfrenté a la vida real.

No había «sección de teoría» en el libro de la vida real, y mucho menos respuestas a los ejercicios impares.

Es una larga historia. Compensaba mis carencias con capacidad de análisis, pero sufrí bastante por mi falta de imaginación.

En otra publicación podemos hablar acerca del proceso de recuperación (o más bien de inicio de recuperación) de la imaginación​.

Hoy en día trabajo en fortalecer mi imaginación. Y me permito cosas que durante años me enseñaron que eran malas y dañinas.

Debes seguir soñando despierto. Toda la vida. Aquí comparto 5 beneficios de soñar con los ojos bien abiertos​:

  1. Desarrolla la creatividad. Ver el mundo que te rodea de manera distinta (permitir que las calles sean como alfombras enormes y que los edificios sean gigantes dormidos) promueve la generación de ideas.
  2. Mejora el funcionamiento del cerebro. La imaginación enciende zonas distintas del cerebro. Mientras más zonas entren en uso, mejor.
  3. Encuentras soluciones a problemas complejos. Buena parte de las respuestas a problemas complejos nos «llegan» en momentos de juego, relajación, y estimulación de la imaginación.
  4. Mejora la relaciones interpersonales. Una persona con imaginación es una persona entretenida para hablar. Provoca escuchar los cuentos y sumarse.
  5. Generas más contenido. No hay duda. Las ideas están hechas de imaginación y el contenido está hecho de asociaciones de ideas. Mientras más sueñes despierto más contenido generas.

Nada es completamente positivo o negativo, soñar despierto también tiene sus puntos en contra, pero son más los beneficios que los perjuicios. Sigue soñando mientras caminas.


Si te ha gustado este artículo dale clic al botón de recomendación y compártelo con amigos y conocidos. ¡Gracias!

Jacobo Gheller en Twitter e Instagram

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.