A punto de una crisis

Soy una persona muy racional. Demasiado racional. Pero la verdad es que también soy muy sentimental. Hay días en que el sentimiento le gana a la sensatez (sí, como la novela de Jane Austen). Hoy estoy al borde.

¿Qué sucede? ¿Qué enciende la mecha que desemboca en una explosión de sentimientos? Bueno…pues no lo sé. Es precisamente lo que trato de averiguar con esta historia.

Estrés, depresión, ansiedad, parecen ser ya requisitos para convivir en sociedad. O al menos en esta sociedad de consumismo, de logros, de metas y fracasos públicos. Todo, bueno o malo, es envidiable, medible, «importante», predecible. ¿Qué ya no hay algo único? Algo que no haya sido manchado por las expectativas de la sociedad. Algo que no haya sido manchado por mis propias expectativas.

«¡Qué artículo tan poco preciso!», podrás pensar, y tienes razón. ¿Quién no se identifica con la duda? ¿Quién está seguro de que lo que hace lo hace por un deseo genuino y no por saber que alguien más ya lo hizo? ¡Bienaventurados aquellos que viven sin saber cómo los demás viven!

Bueno, hoy me sucede que las cosas no salieron como planeaba. Hoy recibí noticias tristes. Hoy me siento insegura en mi trabajo. Hoy dudo de mí. Hoy escribo como desahogo, pero también porque quiero que estas palabras ayuden si alguien se identifica. Y escribo también para llegar a alguien especifico, o a varios, o a nadie. Escribo lanzando botellas al mar.

Escribo escuchando «a veces no soy yo, busco un disfraz mejor, bailando hasta el apagón» (Valiente de Vetusta Morla).

Hoy empiezo a pensar que el «mientras dure» tal vez no es de cobardes. Que quizás no se decide no luchar. Que probablemente es el saber que la decisión-acción no es siempre suficiente y que hay demasiadas cosas de las que no se puede tener control.

Hoy me siento irracionalmente triste. Y sé que solo yo puedo hacer algo al respecto. No me quiero tirar al abismo, porque llevo un año sin hacerlo y ahora soy en definitivo más fuerte que en ese entonces.

Lamento si llegaste hasta aquí pensando que encontrarías unas serie detallada de pasos para lidiar con una crisis de ansiedad. Si has vivido una sabrás que no hay pasos específicos, pero sí cosas que pueden ayudar. Algún día escribiré mi experiencia al respecto. A mí esto me está sirviendo en este momento, pero nunca antes lo había hecho, o no así. Tal vez me estoy atreviendo a hacerlo aquí porque solo tengo dos contactos conocidos, aun así no sé si voy a darle «publicar».

Termino escuchando Al respirar, del mismo grupo español.

Y sí… vuelvo a respirar.