Atrapados

Se llama Valeria. Sonríe en las fotos con una mueca perfecta. Posa sin pudor con un cuerpo vacío, lleva encima un disfraz asesino. Brilla por su ausencia, no hay nada suyo en el escaparate donde se muestra. Juega a la vida con hombres y mujeres hechos en serie, como ella; no pueden quitarse de encima las etiquetas. Compra ropa bonita en una cadena moderna con modelos de producción que recuerdan a otras épocas. Se plancha el pelo todas las mañanas para que nada se mueva, le gusta tenerlo todo bajo control pero el control la tiene a ella. Se mueve por inercia, vive como si todavía no hubiera nacido, no sabe quién es, lo que da sentido a su vida es un suicidio.

Se asfixia desde hace años y no sabe el motivo, desea cosas que no consigue porque lo que desea no es algo que ella haya escogido. Vive atrapada en una red sin hilos. Danza en un baile de máscaras donde nada es lo que parece y donde lo que parece te seduce hasta acabar contigo, porque la apariencia es una trampa que te mantiene dormido.

Valeria sueña que está conectada, que la rodean personas, que la salvan. Sueña mientras se mantiene aislada. Vive para ser sirviente, es esclava.

Like what you read? Give Lorena López a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.