Cómo nuestro estilo de vida repercute en nuestra salud

Fotografía de Edu Lauton en Unsplash
«Lo más importante es la salud».

Seguro que te suena esta frase. Es altamente probable que se la hayas escuchado decir a alguien de tu entorno y/o hayas sido tú el que la ha verbalizado. Y si te pregunto cuáles son tus tres valores principales me dejaría cortar la uña del primer dedo del pie izquierdo —lo siento pero soy poco escatológica— a que entre ellos está la salud, de hecho diría que para la mayoría estaría en el number one.

Hay otras que repetimos mucho, como «por lo menos tienes salud» o «soy rica en salud», sobre todo el día 22 de diciembre de cada año cuando tras jugar a la lotería de Navidad no nos ha tocado ni un duro.

Existen hasta canciones que hablan sobre ello, como esta de Cristina y Los Stop de 1967.

Tres cosas hay en la vida: Salud, dinero y amor

Entonces, si es algo que es tan importante y vital para todos, ¿por qué no la cuidamos?

Es probable que en este momento pienses que sí, que tú la cuidas, la tuya y la de tu familia, y no digo que no lo hagas, pero la gran mayoría de la población no lo está haciendo bien.

No estoy generalizando. Es un hecho. Estadística. Ciencia. Y es que en la actualidad el 70 % de las muertes —más de 40 millones de personas— que se producen en el mundo se deben a enfermedades no transmisibles, las ENT.

Qué son las ENT

Las enfermedades no transmisibles, o ENT, son enfermedades crónicas que se producen por la combinación de factores genéticos, fisiológicos, ambientales y conductuales. Las que más incidencia tienen en la población son las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes.

Las ENT pueden afectar indistintamente a cualquier persona, sin importar su lugar de origen o edad porque, aunque se suele producir en grupos de edad avanzada, 15 millones de personas entre 30 y 69 años mueren producto de las mismas.

Estas enfermedades crónicas están favorecidas por unos factores de riesgo que se pueden evitar y que están relacionados con nuestro estilo de vida: alimentación inadecuada, ejercicio físico insuficiente o inexistente, consumo de sustancias nocivas para la salud, legales o no, el entorno en el que vivimos, como la mala planificación urbanística o la contaminación ambiental.

Existen otras enfermedades que están relacionadas con las ENT y que en su mayoría están ligadas al estilo de vida: como algunas enfermedades renales, hepáticas, bucodentales y problemas de salud mental.

Por último, las ENT y los factores de riesgo mencionados, se relacionan también con algunas enfermedades transmisibles ligadas a: la salud materno-infantil y del adolescente, la salud reproductiva, el envejecimiento, y los determinantes ambientales, ocupacionales y sociales de la salud.

La importancia del estilo de vida en la salud

El estilo de vida es la manera en la que vivimos, los comportamientos y las acciones que llevamos a cabo en nuestro día a día. Abarca desde nuestros hábitos de alimentación y ejercicio físico hasta la forma en la que nos relacionamos con el entorno, nuestro trabajo, el ocio que hagamos, nuestros hobbies, nuestras relaciones interpersonales, la forma en la que decoramos nuestra casa o incluso cómo nos vestimos.

Nuestro estilo de vida refleja nuestros valores, nuestros pensamientos, nuestras actitudes y la manera en la que vemos el mundo, además de ser el determinante que más influye en nuestra salud.

Es decir, el número de personas que padecen enfermedades no transmisibles, las ENT de las que hablaba anteriormente, se reducirían drásticamente si llevásemos a cabo un estilo de vida saludable. Y, aunque a veces pensamos en ese número de personas, como alguien ajeno al que no conocemos, como si no tuviese que ver con nosotros, esas personas somos nosotros. Somos tú y yo. Son nuestras familias y nuestros amigos.

Te invito a que pares un segundo y pienses en cómo es tu estilo de vida. ¿Te sientes satisfecho o satisfecha con el mismo? ¿Crees que podrías modificar tus hábitos para tener un estilo de vida más saludable? ¿Te gustaría maximizar tu salud?

Pues tengo una buenísima noticia, porque además de ser el determinante que más influye en la salud, es modificable. Todos podemos cambiar nuestros hábitos o comportamientos, ser más conscientes de quiénes somos y de cómo nos gustaría ser y llevar a cabo acciones que nos acerquen a ello, tanto a nivel físico, como mental-emocional, como con el entorno que nos rodea.

Pero no te voy a mentir. No es algo fácil. Aunque seguro que eso ya lo sabes. Es probable que uno de tus propósitos de este año sea maximizar tu salud y sentirte mejor, entre los que se encuentran: mejorar tu alimentación, hacer más ejercicio físico, dejar de fumar, estar más presente, tener menos estrés, relacionarte más con la familia y los amigos, aprender algo nuevo, ser menos consumista o hacer un consumo más sostenible…

Pero seguro que también ha sido el propósito que te has marcado en años anteriores pero por una cosa o por otra no has podido llevarlos a cabo.

Y es que no basta con querer hacerlo. Querer ser más saludable y llevar a cabo algunas acciones no son suficientes para conseguirlo.

Necesitas describir una meta, objetivo o propósito que se ajuste a ti, a quién eres, a lo que haces, a quién quieres ser, que esté conectado contigo mismo.

Necesitas desgranar ese objetivo y describir acciones concretas que te ayuden a llevarlo a cabo. Tienen que ser específicos y con una temporalización real.

Tienes que tener pa-cien-cia y asumir que un cambio de hábitos real y duradero en el tiempo no se realiza de un día para otro.

Tienes que buscar a alguien que te brinde apoyo cuando lo necesites. En inglés hay una palabra que define muy bien esa figura: accountability.

Tienes que analizar qué obstáculos puedes encontrar por el camino y trazar estrategias para hacerles frente.

No es fácil. No es algo que se consiga de un día para otro, lleva bastante planificación y tiempo. Muchas veces tampoco sabemos o podemos hacerlo solos y necesitamos ayuda externa para ello pero, ¿merece la pena, no crees?


¡Gracias por leerme! ❤ Si te ha gustado, puedes regalarme aplausos, significaría mucho para mí.

También podemos encontrarnos en:

Blog | Facebook | Twitter | Instagram