¿Cuál marca genera más confianza?

Las marcas necesitan generar confianza. La gente compra las marcas en las cuales confía.

Estrellas invitadas

La gente se relaciona con gente, y por eso las personas confían, o no, en otras personas. No es casualidad que durante años se han utilizado celebridades y personalidades públicas para promocionar productos y servicios. A través de ellos «confiamos» en los mensajes de la publicidad que veíamos. Pero en la era del Internet y el mundo digital, las marcas comerciales tienen cada vez más dificultad para mantener nuestra atención al interrumpir nuestro consumo de contenido con su publicidad.

Hay varias razones por las cuales pasa esto. Una de ellas es la mera realidad de que cada vez tenemos más opciones y menos tiempo. Prestamos menos atención, somos más selectivos. Otra es el hecho de que sabemos que esas personas en los comerciales de TV — que se paran delante de una cámara con un producto en la mano— están siendo pagadas para hablar bien del producto. ¿Cómo saber si realmente nos dicen las verdad?, ¿cómo saber cuál producto es mejor y cuál nos conviene más?

Internet y las redes sociales no trajeron solamente cantidades enormes de información, también trajeron la descentralización y la democratización de la misma.

Estas condiciones de igualdad y de fácil acceso tanto al consumo como a la creación de contenidos, dieron lugar al nacimiento y florecimiento de unas figuras interesantes que cambiaron (y siguen cambiando) el mundo del marketing.

Influenciadores y evangelistas

Personas comunes del día a día, sin ningún estatus prominente o particular, empezaron a crear y publicar contenido regularmente en sus canales digitales sobre los temas que tanto los apasiona y de los cuales tienen considerable conocimiento. Y así, de uno en uno, se fueron sumando personas interesadas en esos contenidos y estos creadores empezaron a amasar comunidades de seguidores. A este tipo de creadores de contenido los llamamos influenciadores y evangelistas.

Existen varios tipos de influenciadores y hay diferencias importantes entre cada uno de ellos. En un siguiente artículo podemos tocar este punto en detalle.

En línea general, hay algunos aspectos descriptivos en común entre los influenciadores y evangelistas:

  • Comparten contenido de los temas que los apasionan.
  • Tienen conocimientos sólidos en esos temas, y están en constante búsqueda de aprender más.
  • Por lo general no tienen entrenamiento formal como marketers.
  • Para crear contenido suelen usar herramientas comunes (smartphones, laptops, software gratis o de fácil acceso, escriben o filman desde sus casas, etc). Algunos adquieren cámaras y herramientas más sofisticadas al pasar el tiempo y tener más recursos económicos.

¿Y por qué la gente confía en los influenciadores y evangelistas?

  • El contenido que crean y publican (canal de Youtube, blogs, podcasts, etc.) es elaborado por ellos mismos o por un círculo pequeño de colaboradores.
  • Nos hablan de manera íntima, personal, y casual — pero muy transparentemente.
  • Suelen hacer comparaciones, experimentos, y tests con distintas marcas exponiendo abiertamente las virtudes y debilidades de los productos y servicios que reseñan.
  • Pretenden compartir lo que ven y lo que analizan. No la «verdad absoluta».
  • Han construido una comunidad sustancial (miles, decenas de miles, a veces millones) de seguidores o miembros que observan, interactúan y consumen sus contenidos.

Hoy en día, la marca que es usada, reseñada, promovida, y avalada por la gente en la que tú confías (aquellas personas que consideras conocedoras y hasta expertas en la materia, y que te explican por qué vale o no la pena esa marca, por qué un producto es mejor que el otro, y hasta te demuestran cuál te convienen más a ti) es la que genera más confianza.

El tema de los influenciadores está tan desarrollado que ahora hay agencias y consultores especialistas en marketing de influencia, cantidad de software dedicado a conseguir evangelistas y administrar la relación con los mismos, y eventos multitudinarios enfocados en estos temas.

Y yo te pregunto: ¿quién habla actualmente de tu marca, servicio o empresa?, ¿tienes un grupo de influenciadores y evangelistas (que tus potenciales clientes ya sigan hoy en día) con los que desarrollas una relación para que consideren crear contenido sobre tus productos y hablar de los mismos?


Aquí te dejo unos ejemplos de influenciadores que yo sigo:


¿Te gustaría conversar sobre tu negocio y su mercadeo digital? Haz clic aquí, te vamos a escuchar, y capaz te podemos ayudar también a lograr tus objetivos.

Si te ha gustado este artículo dale clic al botón de recomendación, y compártelo con amigos y conocidos para que todos nos beneficiemos. ¡Gracias!

Jacobo Gheller en Twitter e Instagram