¿Dónde trabajar en Madrid como desarrollador?

Sin morir en el intento. 😉

Siempre que algún conocido o amigo llega a Madrid acaba con un, «¿cuál es el mejor sitio para trabajar como desarrollador en Madrid?» Y siempre acabo describiendo mis experiencias en los diferentes sectores en los que he trabajado como programador: consultoría, publicidad y start-ups. Está claro que mi respuesta está supeditada a mi experiencia particular en cada escenario, pero eso no hace que sea menos valiosa, así que, como todo, lee y quédate con lo que mejor te sirva para afrontar una decisión tan importante como la de elegir un lugar idóneo para la gran aventura que es desarrollar.

1. Consultoría: Producto vs. Personas

Mi primera experiencia laboral en Madrid fue en consultoría. Llegué a Madrid sin saber mucho de dónde buscar trabajo y con mi título bajo el brazo, por lo que decidí hacer una búsqueda en InfoJobs, la zona de caza de este tipo de empresa. Esa inocencia y un traje recién comprado fueron mis armas para intentar conseguir un trabajo desarrollando. Claro que nadie me contó realmente de qué iba esto.

Mi consejo es que lo primero que hagas al buscar trabajo sea informarte de qué filosofía sigue cada sitio. No me refiero a si te dicen que dan un bootcamp, si tienen futbolines, mesas de pin pon o una PS4. No, eso no es filosofía. Ni tampoco si hablan de agilismo o dicen que les gusta estar a la vanguardia del código. A eso no me refiero. Me refiero a cuál es su negocio. Nadie me contó que la consultoría, en este país, es simplemente un sitio donde se hacen transacciones con personas. Tú eres un desarrollador X, un cliente busca un desarrollador Y, por lo que la consultora Z se encarga de buscarte, contratarte y, acto seguido, mandarte al cliente Y, muchas veces sin ni siquiera sentarte en la oficina de esa consultora Z, lo que te lleva a preguntarte para qué sirve esa PS4 y la mesa de pin pon, pero eso es otro debate. Así de simple. Eres un producto del que sacar rentabilidad. Punto pelota. Si esto no va contigo, no lo intentes, sentirás frustración al ver como vas de un lado a otro sin más sentido de pertenencia del que pueda tener un yogur a su espacio en la nevera del supermercado.

Este tipo de empresas es un caldo de cultivo para los trepas. Verás muchos de estos perfiles. Encontrarás muchas historias de terror, desarrolladores que se defienden con un listado de fallos de código de sus compañeros de equipo, o esos compañeros que cuentan, como si fueran veteranos de guerra americanos, las batallas de aquel proyecto en el que salían diariamente pasadas las doce de la noche. Una auténtica bacanal de sinsentidos.

Pero, como ya sabéis, todo tiene su parte buena. Conseguí un trabajo y aprendí a trabajar en un equipo amplio, en un proyecto enorme y me di cuenta de algo muy valioso. Que ser parte de una transacción no me gusta.

Pero como todo, esta es mi experiencia, quizás te guste este mundo, el poder formar parte de grandes proyectos e incluso trabajar en otro país gracias a que el cliente está allí. Yo pude vivir en EE. UU. gracias a este sector y siempre se lo agradeceré. Además de coger experiencia y rodaje, cosa que me sirvió para dar el salto a otros mundos. Claro que nadie me contó que todo esto puede conseguirse sin pasar por esto. 😛

2. Publicidad, agencias, ‘marketing’

Otro sector donde se buscan desarrolladores en la capital son las agencias de publicidad. Un sector muy interesante, a la par que intenso.

Trabajé en publicidad durante un año y pude darme cuenta de que ese ambiente cool, de felicidad y mega realización de las películas de Hollywood es una mera cortina de humo. Aquí se curra como el que más y a un ritmo bastante intenso y si te descuidas puedes echar bastantes horas, aunque lo común es ver cómo tus compañeros, diseñadores, cuentas, creativos, son los que salen tarde y están con el estrés de que todo salga perfecto.

Es un sitio donde la tecnología es una mera herramienta para conseguir un fin, el de que el cliente X compra la idea Y. Por ello es raro ver un equipo tecnológico fuerte, que usen herramientas como control de versiones, testing, pair programming, o incluso metodologías ágiles. No está en su cultura el funcionar de esta manera. Eso no quiere decir que esté en tus manos hacerlo o que incluso haya alguna agencia que sí que se tome en serio ser «más tecnológicamente correctos». El ritmo de trabajo suele ser muy alto, las cosas son para ayer y seguramente te caigan muchos proyectos poco consultados con los desarrolladores. Eso tiene su parte buena y es que siempre tendrás retos que superar y aprenderás muchísimo. Para mí fue la etapa donde pude realizar productos más interesantes, como una plataforma de gamificación para telefónica o una red social de futbolistas, además de muchas aplicaciones de Facebook, que de eso te vas a cansar. 😛

3. ‘Start-ups’

Sin duda la palabra de moda actualmente. Start-ups, start-ups, start-ups suena como un mantra hoy en día. Y es gracias a ellas por lo que están cambiando el resto de sectores que quieren usar tecnología. Yo llegué a Madrid justo al poco que comenzara la crisis y viví una tendencia de sueldos a la baja en tecnología comparando con los años anteriores. Pues también, he vivido un aumento en los salarios gracias a la fuga de conocimiento a este tipo de empresas. No es raro ver cómo consultoras pierden perfiles muy buenos e interesantes gracias a las start-ups, y a sus políticas. Desarrolladores que buscan un papel más importante en su día a día o aprender tecnologías punteras a la par que ganar un salario más ajustado a las expectativas del sector. Y sobre todo formar parte de un equipo que va en una dirección. Es aquí donde más se aplican las buenas prácticas del sector pero también es aquí donde se aplican las peores. Ahora mismo hay que tener mucho ojo a la hora de aventurarse en una start-up. Que esta sea madura y tenga cierto rodaje y tamaño ayuda bastante a que la decisión sea un win. No todas las start-ups son un lugar perfecto para trabajar, muchas tienen unos tiempos de desarrollo muy ajustados e incluso algunos críticos. Es aquí donde hay que saber elegir si no quieres trabajar fines de semanas y días hasta altas horas de la noche, aunque es cierto que de ser así, suelen ser picos de entregas muy importantes.

¿Pero entonces?

El consejo que doy siempre es que no existe bueno o malo sino más adaptado a ti o menos adaptado a ti. La forma en la que solemos buscar trabajo no nos ayuda a medio/largo plazo. Muchas veces vamos a una entrevista intentando demostrar que somos aptos para un puesto porque necesitamos solucionar nuestras necesidades económicas. Esto hace que olvidemos cosas que a futuro se nos van a hacer importantes. En mi caso la cultura de la empresa es fundamental, en el tuyo, ¿qué es? Imagínate seis meses después de ese momento, ¿con qué estás disfrutando?, ¿qué te faltaría?

Deberíamos ir con curiosidad a la empresa en la que queramos trabajar, preguntar si aplican las cosas que nos gustan, si dan flexibilidad y sobre todo si invierten en las personas. De este modo quizás habría más gente contenta en su puesto de trabajo.

No olvides que esta es mi opinión sobre mi experiencia, si quieres enriquecer el artículo no dudes en comentar, y si te ha gustado no dudes en compartirlo. 😄

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Pablors’s story.