Despistado

«Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar».

Al llegar a casa encontré la nota en la puerta de la nevera, entre la lista de la primera compra y el imán de las últimas vacaciones.

Ella, siempre tan previsora, hasta había encargado la urna.