El último empleo sobre la tierra

Imaginando un mundo totalmente automatizado

Más allá de los futuros distópicos que nos ofrece Hollywood cada cierto tiempo, y que por cierto, nos proporcionan entretenimiento, quizá por nuestra naturaleza e historia caótica; el vídeo The last job on earth: imagining a fully automated world creado por The Guardian Animation durante el año dos mil dieciséis nos invita a imaginar un futuro utópico donde la tecnología y la automatización asumen los empleos. Un futuro interesante, dado que generaría abundancia para todos los seres humanos y nos enviaría a la siguiente etapa de desarrollo, eliminando así la necesidad de dinero o cualquier tipo de medio de cambio. Un mundo automatizado y sin empleos podría ser un paraíso que empuje de forma exponencial a nuestra especie a una fase de desarrollo nunca antes imaginada; tal y como sucedió en el pasado, cuando las máquinas permitieron a las sociedades incursionar en ámbitos más especializados de trabajo. Las tendencias y pronósticos apuntan al relevo de los humanos por las máquinas en el 50 % de empleos en los próximos 30 años; significa que a mediano plazo habrá menos trabajos, pero más trabajo. Hace un par de meses Stephen Hawking dijo: «Todo el mundo puede disfrutar de una vida de ocio y de lujo, si la riqueza producida por las máquinas es compartida, o la mayoría de la gente puede terminar miserablemente pobre si los propietarios de las máquinas presionan con éxito contra la redistribución de la riqueza. Hasta ahora, la tecnología ha mostrado un comportamiento similar al de la riqueza y el capital: suelen consolidarse en unos pocos y a veces logran llegar a manos de muchos, conduciendo cada vez más hacia una mayor desigualdad. A esta desigualdad o fe ciega hacia la tecnología, Jon Gosier, la ha nombrado como «Tecnomía de chorreo». Es probable que lo que se perfila en el vídeo se de a largo plazo o quizá nunca, sin embargo, imaginar no cuesta nada; quizá, las Bellas Artes tendrán mayor auge en un mundo donde la tecnología y la automatización asumen el rol de los humanos en el empleo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.