Tenía que cambiar y así fue…

Cuando tenemos gotas de sueños y sed de vivir, usualmente se nos viene todo encima. No estamos acostumbrados a tener victorias, sino derrotas pequeñas que se acumulan. Nos damos cuenta de eso hasta que sentimos el pinchazo en el estómago y es ahí cuando decimos «esto tiene que cambiar».

Cuando logré entenderlo, empecé a vivir de forma libre, sin presiones sociales ni nada por el estilo. Solo yo y las cosas que me apasionan: viajar, leer, escribir, conocer gente que me cuente sus historias y contarles las mías. Poder andar con mi laptop y diseñar en cualquier lugar donde esté.

Hoy estoy en La Serena, Chile. Esta ciudad me causa una gran inspiración para crear diferentes cosas referentes al diseño mismo.

Cambié mi forma de vivir y hoy soy más libre…