«Malas mañas»

Una buena anécdota vale más que cualquier biografía

«A Strange Rabbit». — Febrero 2017 — Model: Michael Enrique

Hace ya un tiempo que decidí enumerar mis malos hábitos, y admito que no me va nada mal poniendo en práctica este ejercicio.
 
Al poco tiempo de tener una lista más o menos extensa de dichos hábitos, decidí asociar con ellos cómo me siento. Y al decir «como me siento», me refiero a mi estado de ánimo, mi salud y mi estado emocional.

Al terminar por completo el ejercicio, me quedé completamente sorprendido del daño que hacen en mí esas manías que adapté a mi cotidianidad y que uno normalmente no las percibe con gran importancia.

Aquí les dejaré una pequeña parte de mi lista:

  • Fumar: Está causándome fatiga, me deja exhausto por completo. Incluso, podría decir que me insita a procrastinar más, cosa que ya hago.
  • Usar Auriculares: Me estoy quedando sordo y apenas tengo 23 años.
  • Dormir Mal: No dormir en horas apropiadas. Tomar siestas de más de cinco horas, pasarme la noche despierto y el día dormido, dormir más de ocho horas y no dormir por más de 24 horas.
  • Facebook: Me pone chismoso, siento que necesito saber que están haciendo mis conocidos y le pongo más importancia a sus vidas que a la mía. Es horrible no encontrar nada productivo que leer allí, me enferma pasar horas bajando y bajando solo encontrando memes y uno que otro estado, carente de sentido.
  • Overthink: Creo que pienso demasiado las cosas, estoy en ese punto donde un juez con título juzga menos que yo, lo cual está completamente mal.
  • No Contestar: Antes añoraba recibir mensajes por montones, ahora simplemente me aburre recibirlos y contestarlos.
  • Malas Compañías: Lo peor que puedes hacer es rodearte de personas que no te sumen, que compartan contigo malas energías o que sus conversaciones favoritas sean sobre criticar a los demás.
  • «Si, claro»: Decir que sí a todo; salidas, trabajos, favores, creo que me ha traído más cosas malas que buenas.

Y a todas estas se le suman tres más que son un tanto incomodas de definir.

No sé si como yo, muchos chicos y chicas de mi edad sienten que están pasando por la etapa donde predominan estos malos hábitos. Para mí lo peor de este pequeño ejercicio es descubrir cómo estos hábitos están afectandome por completo; es como si yo mismo me clavara cuchillos repetidamente sin sentir un dolor inmediato.

Pero, todo tiene solución. «No hay mal que dure mil años ni cuerpo que lo aguante».

Encontré la solución de la siguiente forma:

Ya que descubrí mis malos hábitos y sé en que partes me están afectando, decidí ponerme la meta de cortarlos de raíz.
 
Sé que algunos serán más difíciles de dejar que otros; y es que cortándolos solo porque sí no creo que desaparezcan de inmediato, así que se me ocurrió que en este caso debo intercambiar los hábitos que sean difíciles de dejar por hábitos más sanos.

  • Escuchar música sin auriculares.
  • Leer libros físicos.
  • Usar Facebook solo cuando esté en mi laptop.
  • Dibujar, escribir o jugar videojuegos.
  • Pensar positivo.
  • Meditar.

Siento que creando estos nuevos hábitos, más saludables, y adapatándolos a tu cotidianidad podrás ver cómo poco a poco todo lo malo desaparece, como te sientes mucho mejor contigo mismo y como tu yo interno termina dándote con alegría las gracias.

:)

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jesús Rodriguez’s story.