Selfi

Basado en un poema de Frank Báez

Usaba el caminador para correr y me caí de una puerta a la calle.
La calle quedaba a dos escalas y una acera de distancia de esa puerta,
pero tenía tres años y no me pasó nada. Creo.
Me quebré la muñeca de la mano izquierda,
el brazo derecho y el dedo gordo del pie izquierdo
casi me lo vuela un extintor.

Me echaron del colegio en once
por algo que ni siquiera vale la pena contar.
La primera vez que fumé marihuana vomité,
media hora seguida.

Una vez me atracaron y me logré volar, pero tuve que romper el morral;
una cuadra adelante un taxista me cerró y me gritó: «¡¿Qué te estás robando gonorrea?!».

Tuve una relación intermitente,
con tres relaciones en la mitad.
Perdí la virginidad en un trío,
borracho
con la novia de un amigo
y mi amigo.

Dormí tres noches en la terminal de buses de Mendoza,
luego estuve veinte horas en un bus.
Dormí medio día en el aeropuerto de Buenos Aires
luego me di cuenta de que tengo que aprender a hacer itinerarios.

El novio de alguien que me amenazaba en la universidad ahora trabaja en Sancho,
desde que me fui de McCann les aprueban más ideas.
Perdí, por borracho, el celular que había comprado con la liquidación.
Pero la gente me dice que me está yendo bien
y yo les creo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Rubén’s story.