Una loca de mierda

«Antes que me tomen por boluda, me hice fama de loca de mierda» — Violencia Rivas.

Bueno, comenzamos así agresivos porque llega un momento donde decís basta y le pones pecho a lo que venga.

Todos los días de mi vida — hace 5 años — a la misma hora y por el mismo camino voy de paseo con mis perras —secuestrador no tengas esperanzas, si pensás hacerme algo, perdés lejos por cabezas—. Antes solo con Lola (durante 3 años), luego Joliesse (hace 2 años) y ahora con India (9 meses). Procuro salir lo más tarde posible para evitar a personas molestas.

En fin, como este otoño se puso algo salvaje — lluvias y frío, mucho frío — , decidí salir más temprano para no congelarme, y por supuesto con Padawan presta a mi lado, sacamos a las tres gigantes con nosotras. Todo bien hasta allí, decidimos hacer una parada en el supermercado de la zona para comprar unas boludeces que nos hacían falta mientras Padawan me dice: «Entrá vos, yo me quedo con las nenas sin problemas».

Al darle la correa de dos de ellas (una ya estaba con Padawan), inmediatamente giro para poder hacer lo mas rápido posible todo y noto que ya una turba de personas estaban listas con sus móviles 😯, me coloco frente a ellos y les exclamo: «¡Fotos NO, por favor!» .

Algunos lo entendieron, y en ese momento un señor de alrededor de 50 años para arriba me cuestiona la decisión, al que respondo: «Señor, yo soy dueña de las perras y tengo todo el derecho del mundo a decidir si deseo o no se le tomen fotografías, los derechos de uso de sus imágenes me corresponden solamente a mí y no autorizo se les tomen fotografías» —suena feo leerlo, pero solamente nosotros somos dueños de nuestra imagen si no somos personajes públicos.

A lo que el «señor» exclama: «Estás en la calle y si yo quiero voy a sacarle fotos y no vas a poder hacer nada. 😦». Giro, lo miro fijamente, me pongo a tiro de beso y digo: «Te reto. Por favor, tómale una foto y subí a las redes. Tengo cómo rastrear esas imágenes y te voy a meter una demanda increíble por uso no autorizado de imagen». Creí se calmó; el resto, por suerte, no molestó más.

Entro al super, compro todo lo mas rápido posible (tres boludeces) y salgo, encuentro a Padawan histérica con cara de querer cenar personas. Me cuenta que el mismo «señor» la volvió a molestar, agrediéndola verbalmente y amagando quitar fotografías, todo esto frente a muchas otras personas, incluidas mujeres, que no hicieron nada.

Actitud cobarde de un adulto mayor ante una joven de 17 años, y aún más cobarde la actitud de muchas mujeres que no actuaron ante tanta violencia en plena vía pública.

Exclamo frente a todos los presentes: «Vergüenza debería darles no actuar ante tanta violencia. Después ustedes mujeres se quejan de la “violencia de género” y cuando ven algo así se callan. ¡Son una vergüenza!»

Volvemos a casa, de muy mal humor y terriblemente estresadas — las nenas incluidas—. La vibra cambia cuando las personas agreden porque sí.


En la esquina de nuestra casa, a lo lejos, veo a un muchacho que se apresura a cruzar la calle justo hacia nuestra dirección, trato de evadirlo y ¡ZAS!, celular en mano… ¡NO DE NUEVO! «Fotos no, por favor. Le solicito de forma amable», a lo que responde: «Estás en la calle y si yo quiero puedo sacarle fotos» (¡¿Qué carajos?!). Se pone en una posición desafiante, y me dice: «¡No seas estúpida, puedo hacer lo que quiera!», todo esto frente a Padawan.


🚨😡💣 Señores, ¡la loca de mierda salió como Leona hambrienta a la caza de su víctima!

Giro, llevo a las nenas conmigo (pobrecitas, angelitos inocentes). Con la misma actitud, con la distancia a tiro de beso:

«¿Qué me dijiste? ¿Quién carajos te crees para hablarme de esa manera? Son mis perras y yo decido si quiero o no que otros le tomen foto. ¡Más te vale que rajes antes de que te cene!»

Por supuesto el «muy hombre» se asusta de mi actitud pero sin dejar de amedrentar e insultar. Decido seguirlo, tanto así que casi cae al asfalto tratando de huir y cruzando sin mirar.

No existe hombre más cobarde que aquel que insulta y agrede de manera gratuita.

Honestamente no crucé para evitar incrementar aún más el estrés a las perras y a mi hija — sí, ella es Padawan 😉 — e intentar respirar algo de aire. No crean que lo dejé ir libre, hasta que lo perdí de vista lo invité a que mantenga las cosas que me decía y que si nunca en su vida su madre lo educó yo le iba a enseñar a respetar a las mujeres le gustara o no.


«¡Mamita!», llegamos a casa y parecía que caminamos lo equivalente a la corrida de Forrest, sinceramente no comprendo el problema de las personas en no respetar el espacio ajeno.

¿En serio acabo de decir eso?

Si sé cual es su problema, los malditos likes y comments; con tal de tener unos míseros cinco minutos de protagonismo social, no respetan el espacio del otro.


Ahora viene la explicación del porqué «NO FOTOS»: tengo las únicas dos ejemplares de Briard en este país, así como la única Old English Sheepdog registrada. Las tres bellas, preciosas — modestia a parte—, y ya sucedió que personas sin escrúpulos publicaban sus fotografías en grupos de ventas de perros en Facebook ofreciendo sus cachorros, estafando así a las personas. Por supuesto, los que me conocen (porque saben de nuestras nenas) me escribían al privado diciéndome: «¿No era que tus perras nunca tuvieron crías?»

Señores, yo no soy criadora, simplemente soy una Dog Lover a full, tal vez a las más grandes las haga tener crías en algún momento, pero todas quedarían para mí — no creo que alguien cuide a sus bebés como yo lo haría — y desde allí la prohibición de que le tomen fotos. A las personas educadas explicamos el motivo, a los prepotentes, que insultan cuando se les solicita algo, NO.


Tener un smartphone con datos móviles full, no significa que tengas derecho a pisar mis derechos. Mi imagen y la de mis perras sigue siendo MÍA, a no ser que te autorice a utilizarla y cómo utilizarla.

El protagonismo en redes sociales no es REAL, existe vida fuera de esta y si la tuya no te llena, no te cuelgues de otros, no molestes, no interrumpas, sé educado, pide permiso, escucha los motivos y razones.

Y, por último, si tanto te gustan mis perras, hacé lo mismo que yo. Renuncia a miles de cosas que no te llenan, ahorra ese dinero y comprate la raza que desees. Si no podés darte ese lujo, adoptá, te dan el mismo cariño que uno de raza y con pedigree.


Ojo antes de que me salten haters y falsos puritanos: En mis años de vida tuve varios puro corazón en mi haber, y mi sueño de tener perros con pedigree lo pude cumplir recién de grande. Es un gusto fantástico: algunos quieren autos, joyas, smartphones de última generación y demás cosas que respeto, mas no comparto. Pero cada quien con sus gustos y cosas que los llenan, para mi fue esto, mis nenas preciosas. 😍

Bueno, mi descarga está hecha, espero poder tener tranquilidad al momento del paseo y así poder salir tipo 5 P. M. (en invierno) y no 8/9 P. M. Ellas disfrutan igual porque son perras de climas fríos, yo no. 😔


Un abrazo, y no te olvides de dejarme una recomendación con el corazoncito y compartirlo en tus redes para que otras locas de mierda se sumen y digan: ¡Basta!