¿Cuántas veces?

¿Cuántas veces agradecemos o celebramos las pequeñas cosas de la vida? ¿Cuántas veces prestamos atención a otras personas? ¿Cuántas veces decimos buenos días a un desconocido? ¿Cuántas veces le decimos te quiero a alguien?

Parecen simples preguntas, pero muchos las pasamos por alto, nos hundimos detrás de las tecnologías, pasamos más tiempo «comunicándonos» detrás de una pantalla y nos olvidamos de cómo comunicarnos cara a cara.


¿Cuándo fue la ultima vez que celebraste alguna pequeña cosa? Como pequeña cosa me refiero a ir al baño por ejemplo. Hay personas, sobre todo las mujeres, que en algunos casos tienen más dificultades de ir al baño, incluso pasa tres o cuatro días inclusive más, pero cuando logran ir, se sienten felices y me parece excelente. Es más tendríamos que estar felices cada ves que podemos ir, por que aunque sea algo simple y natural, lo podemos hacer y ya eso es motivo suficiente de celebración. No solo ir al baño, sino poder comer, poder respirar, poder caminar, agradecer que tenemos dos piernas y dos brazos, por que muchas personas quisieran poder tenerlos y nosotros no lo aprovechamos. Sepamos agradecer cada momento vivido, cada cosa que hacemos, porque realmente es más que suficiente para agradecer y estar felices que estamos vivos y que podemos seguir disfrutando de este hermoso lugar que es donde vivimos, no importa en donde estemos, si vivimos de una casa chiquita o grande lo importante es que estamos vivos.


¿Cuántas veces le prestamos atención a otras personas? Realmente estamos tan distraídos o con tantas cosas en la cabeza que dejamos de ver a las personas; a la vecina que saca la basura todos los días a las siete de la mañana o al señor que está sentado en el quiosco de diarios y revistas, o a las personas que nos cruzamos por la calle. Estamos tan inmerso en nuestros problemas que realmente no vemos nada, estamos ciegos, nos cruzamos todos los días con alrededor de miles de seres humanos y no nos damos cuenta. A veces con tan solo levantar la mirada y ver a nuestro alrededor nos damos cuenta de los hermosos seres que hay, de lo perfecto que es la naturaleza, tal vez no estemos de acuerdo o no pensemos igual que todas esas personas, pero todos son seres humanos y tal vez cualquiera de los miles de personas que nos cruzamos a diario, nos puedan salvar la vida.


¿Cuántas veces le decimos buenos días, buenas noches, buenas tardes, a una persona desconocida? Yo creo que hay cosas que no se pueden perder y una de ellas es saludarnos, no importa si lo conoces o no, que más da, lo importante es desearle un buen día, una buena jornada, un buen descanso, pero de corazón, realmente sintiéndolo desde lo más profundo, y nos vamos a sorprender como las personas reaccionan y en algunos casos logramos sacar una sonrisa; deseándole un buen día a alguien, le podemos alegrar el día a la persona. Con algo tan simple, podemos hacer mucho. No pierdas la oportunidad de poder hacerlo.


¿Cuántas veces le decimos te quiero a alguien? Muchas veces estamos tan ocupados, que no expresamos nuestros sentimientos a los demás, nos olvidamos de decir te quiero, te amo, te necesito; lo damos por hecho pero hay veces que los demás necesitan que se lo hagamos recordar. Sobre todo cuanto tenemos hijos, nunca pierdas la oportunidad de decirle a tu hijo que lo querés, que lo amas, que es la luz de tu vida, porque aunque sepamos que los queremos muchos, es mucho más lindo decirlo; lo mismo con tu pareja, nunca pierdas la oportunidad de decirle que la amas, que la querés, que la extrañas, no pierdas eso nunca porque muchas veces pasa que cuando se lo decimos ya es tarde, aprovecha y díselo muchísimas veces a día que sepa que realmente la amas con todo el corazón, y no importa si hace un año o cincuenta años que están juntos, nunca hay que dejar de expresar lo que sentimos, porque es lo más lindo que tenemos los seres humanos.


Cada día es un nuevo comienzo y cada día tenemos una nueva oportunidad de expresar nuestra gratitud a todos los demás. No perdamos el tiempo con cosas sin sentido, con cosas que no valen la pena. No estemos mal si nuestra pareja nos dejo o si el dinero no nos da, todas las cosas tiene una razón de ser y si estamos atravesando una situación difícil, es porque tenemos que aprender de esa situación, de lo contrario vamos a seguir encontrándonos con situaciones similares. Por eso, sonriamos, disfrutemos de cada momentos y seamos felices porque no necesitamos más nada que nosotros mismos para ser felices. Muchas gracias.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Nicolas Suarez’s story.