Respuestas Personalizadas para Trolles incomprendidos

Troll en acción — Photo Humor RadFem

“¿Por qué no luchan por las mujeres en La India que son violadas desde niñas malditas feminazis?”

Mi estimado troll de desagüe, cucaracha albina, moscardón caquero.
En Perú violan a las mujeres a diario, el año pasado de un total de 5638 denuncias por violencia sexual 3194 de esas víctimas eran niñas.

“Muerte al macho, machete al macho, macho muerto abono para mi huerto, son violentas aunque digan lo contrario”

Teddy, Teddy, Teddy.
El problema de la literalidad es que corresponde a mentes cuadriculadas y ‘no es casualidad que no lo puedas entender’. Nuestra lucha apunta a eliminar al ‘macho’ que representa esa tara social que pone sobre la mujer a los hombres con una supremacía institucionalizada, es un simbolismo. Así o con manzanitas?

“El Feminismo de tercera ola es un cáncer, genera dinero con el lobby gay, son terrucas y muy gordas”

Querido escroto con patas, puberto además. Nuestro peso no es de tu incumbencia, como tampoco es determinante de nuestras capacidades.
Ni siquiera tienes idea de las olas anteriores a esta, hablas desde la profunda ignorancia, repitiendo además como un autómata sin sinapsis propia que recibimos dinero del lobby gay. 
Porsupuesto. Eso es más posible, y que en conjunto con la comunidad LGBT+ conspiremos con acabar con la población del planeta (mientras una de nosotras bien puede estar rozando ahora la barriga de 8 meses con el teclado), a que exista un sistema llamado Patriarcado que haya posicionado a hombres sobre mujeres, en todos los ambitos de nuestras vidas.

Sí. Vas bien encaminado… Hacía un pozo negro y apestoso de profunda ignorancia.
 Salgan de sus burbujas falocentristas caricaturezcos hombres, la ignorancia y la capacidad de repetir sandeces no son atributos dignos de presumir, hay todo un mundo más allá de su ombligo lleno de pelusa, y es un mundo muy duro para las mujeres sin agregarle su despreciable participación.

“Onvre” argumentando — Photo Humor Radfem

Texto original por Kem Kemper

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.