Las 3 p’s para hacer una app social


Lo social es móvil y va a lo pequeño, personal y privado.

Es una idea de psicología básica que hace tiempo que le doy vueltas.

¿Cómo captar la atención de nuevos usuarios si eres un servicio nuevo que busca la interacción entre los mismos y quieres llegar a millones de personas?

Interfaces y experiencias de uso con las posibilidades visuales de jerarquía y miniaturización que permite el formato card y copys dirigidos a una mentalidad adolescente que busca la instantaneidad y evita los compromisos como la necesidad de tener que registrarse para tener que empezar a usar algo.

Registrarse previamente para tener que hacer algo es como tener que comer verduras para disfrutar luego del postre.

Un buen ejemplo de copy es el de vidme, un servicio de subida de vídeos popular entre jóvenes de EE.UU.

Tiene tres elementos clave:

  1. Es un copy rápido
  2. que dice que no te tienes que registrar para participar
  3. y que es usado por gente que mola.

Perfecto:

“Instant video uploads. No account required. Join a new kind of creative community”.

La descripción es aún mejor con sólo tres palabras:

Simple video upload.

Hasta la marca (“vidme”, en minúscula) y el dominio (vid.me) potencian lo pequeño, personal y privado.

Más psicología…

El acceso de random te muestra vídeos al azar explotando la curiosidad, el riesgo y la aventura propia de la adolescencia.


El miedo de Facebook, Twitter…

La idea de pequeño, personal y privado empezó con Twitter y el auge de los smartphones. Luego WhatsApp, Instagram, Vine, Snapchat y tantos otros…

Por eso está tan preocupado Facebook e incluso Twitter. Porque hace tiempo que dejaron de ser el refugio pequeño, personal y privado de los adolescentes.

Cuando tienes 15 años y ves que tus padres y abuelos están en Facebook o Twitter ya sabes que no podrás estar tan a gusto como en tu habitación con la puerta cerrada.