jobandtalent y sistemas de diseño, un año diferente

Atomic design, manual para dummies

Aquí va un año en jobandtalent y, aunque daría para mucho más, creo que este formato es mucho más útil. Siempre me puedes invitar a una caña y te cuento más.


¿Sabes esa mentira que todos nos hacemos de ‘salgo a tomar una’ en la que acabas liando toda la noche? Pues me pasó en jobandtalent durante el último año.

Paso mucho tiempo pensando qué es buen diseño, quién me puede ayudar a desarrollar esa idea y cómo juntos podemos llevarla a cabo. Después de trabajar con Javier Cañada durante el verano, había pensando dedicarme 3 meses a jobandtalent y retomar, si todo salía bien, otro proyecto a principios de año. Y vaya si salió bien…

¿Qué es buen diseño?

Para entender cómo pude liarme durante un año, tenía que pararme a pensar qué es buen diseño para mí. Buen diseño es todo aquello que es honesto con su propósito, los recursos y los tiempos que se le presuponen. Básicamente todo aquello que se puede llevar a producción, se puede desarrollar y se puede medir para mejorar y/o matarlo después.

¿Quién me puede ayudar a desarrollar esta idea?

En todos estos años trabajando en producto y tras estar en medio de grandes rondas, hype y bullshit tengo la seguridad de que, por más dinero que se tenga encima de la mesa, lo importante es tener un buen equipo. Y no un equipo de cracks, sino un equipo bien engrasado. Y de esto no sólo depende el dinero.

¿Cómo podemos desarrollarla juntos?

Hace no mucho dediqué un rato a contaros mi historia en Fever. En el post hablé de aspectos técnicos y sistemas pero, antes de llegar a esas conclusiones, tuve que pensar en cómo comunicar las ventajas de trabajar así. Aquí empieza el “cómo en un año pasamos de un UI KIT a un sistema de diseño”.


David de la Iglesia, Cristina Puertas, Danny Saltaren y Ramón Ulldemolíns. Foto por Tiago Pregueiro

jobandtalent era un caos

En comparación con lo que hay hoy, lo era. Técnicamente hablando desde el punto de diseño hoy se está trabajando a niveles que poco se le puede envidiar a grandes empresas americanas.

Si lo era jobandtalent hace un año, lo son muchas empresas ahora con una cultura de diseño supuestamente asentada. Y no os voy a mentir, ha sido duro y agotador. Se vive mejor trabajando desde cafeterías y entregando semanalmente, pero tienes que preguntarte si quieres molar por el sitio en el que estás o hacer que un sitio mole.

La historia se repite

Si dedicas un tiempo a leer el post en el que hablaba de Fever podrás entender que la única forma de implantar un sistema de diseño es a base de objetivos en tiempos que rozan lo imposible. Y es que solo podemos ver las ventajas de trabajar de esta forma si por delante hay un marrón en forma de deadline y un estándar de calidad muy alto. Os puedo asegurar que en jobandtalent hemos rozado lo imposible.

David de la Iglesia y yo hemos trabajado en una especie de simbiosis rara que conformaba una armonía sumamente bella.

Soy temperamental, en ocasiones, impulsivo y, en muchos aspectos, inmaduro. Y es bonito pensar que ahora mis discusiones se alejan de querer ‘customizar’ a ‘solucionar’. El problema de gente como yo, con un fondo muy visual, es diluir esfuerzos en cosas que no son importantes.

“Llegar tu primer día y diseñar el mejor switch del producto”

Cuando no tienes tiempo, no hay margen para estas discusiones.

Y es que dicen que las prisas son malas, pero también dicen que si te sabes centrar en lo importante llegas a la pureza. Quizás este es el mejor tip para pasar de un UIKIT a un sistema de diseño.

Básicamente, desde el punto de vista de producto, nos paramos a pensar entre Felipe, Juan, Jaime, David, product managers e ingenieros qué era lo importante para dar vida al modelo transaccional.

No puedes hacer esto sin despedazar todo en flujos, con sus casos de error, corner cases y happy cases para acabar con una foto global.

Es aquí cuando puedes simplificar. Aquí no piensas en el detalle, piensas en el bosque y no en el árbol. Si lo piensas en frío, con tres o cuatro pantallas, puedes sacar todas las moléculas del sistema, de ellas los organismos que las conforman y, con todo esto, átomos que se van a repetir por todo el producto.

¿De qué c**** hablas?

¿Y si fuera un lego? ¿Se devalúa el valor del diseño visual? Por supuesto que no, en jobandtalent el estándar visual es muy alto, como en cualquier gran compañía. Entonces, hablemos de lego.

Hablamos de construir pantallas como churros a partir de pocas piezas. Esas piezas necesitan satisfacer unos requisitos muy altos de comunicación y de percepción pero una vez solucionados visualmente, ¿qué hacemos? La respuesta es pensar en desarrollo.

No creo en el estigma que existe entre la relación de diseñadores e ingenieros. Aquí vuelvo al ejemplo de ‘customizar’ el switch tu primer día como diseñador en una empresa. Cuando piensas en diseño atómico contemplas que hay átomos que no requieren reinventar la rueda o una capa de chapa y pintura, porque la performance también es diseño y, cómo funciona y se comporta la app, también es branding.

Con los átomos necesarios para encontrar un balance entre buena estética y performance se va para adelante. Es cuando te preocupas de diseñar el mejor kit de formularios, el mejor sistema de modales o jerarquías visuales con títulos y espaciados.

Antes, ahora y después

Y este ha sido el momento más duro para mí. No es lo mismo tirar todo Fever y volverlo a montar, que manejar la frustración, las ganas de probar cosas y trabajar progresivamente de la manera en la que crees.

¿Cómo hacerlo? Con paciencia y compañeros que son amigos/psicólogos. En sí, los diseñadores somos unos llorones. A diario proyectamos un mundo bello en el que rara vez estamos dispuestos a llevar a cabo.

Siendo sincero, no creo que si no hubiéramos tenido este deadline tan agresivo y éste estándar de calidad esto hubiera sido posible.

Por una parte, se diseñó el modelo transaccional con organismos, moléculas, átomos y, por otra, se repasó lo actual y se migró al sistema. Aún falta mucho por hacer, revisar y mejorar pero, básicamente, se trata de esto.

Otro día podemos hablar de diseñar, medir y celebrar. O de diseñar, medir y llorar. Este año ha dado para mucho más que diseñar un proceso que en la vida real es un dolor a una experiencia móvil por taps.

Te miento si creo que todas las empresas necesitan trabajar de esta forma. Te miento si creo que todo son ventajas. Pero no te miento cuando sé que es fácil de entender que no es lo mismo diseñar Vogue — que requiere un compromiso con la estética muy alto — a diseñar un marketplace relacionado con el empleo. En unos meses se podrá medir el impacto de pasar de diseñar con micro gestión, diseño por comité y artesanía; a hablar de objetivos, flujos y componentes.

Jobandtalent — Empleo y Trabajo para ti

Estoy orgulloso de haber participado en este cambio, de haber tenido la oportunidad de que profesionales como Jaime Ascanio, Felipe Navio, Juan Urdiales y David de la Iglesia confíen en mí para decidir en cosas tan importantes como el branding y el propio producto en sí. Gracias.

No me cabe duda de que se van a comer el mundo y, como decía mi pareja por los vídeos de las fiestas, puede parecer una fraternidad pero, en realidad, son una gran familia.


Pasar de un UI KIT a Atomic Design para Dummies

No existe un manual para pasar de un UI KIT a un sistema de diseño. Pero sí, quizás los ingredientes para llegar a ello. Os dejo los míos.

  1. Una foto del producto completo
  2. Definición en base a objetivos
  3. Diseñar vistas princiaples
  4. Ganarte el respeto de tus compañeros
  5. Mucho carácter
  6. Por cada punto de carácter, cuatro de empatía
  7. Leer sobre diseño. En todas sus versiones y formas (Enlaces recomendados al final del post)
  8. Sacar después de lo aprendido átomos, moléculas y organismos
  9. Definir espaciados, márgenes y alturas
  10. Documentar, documentar y documentar
  11. Consensuar nomenclatura con el equipo de ingeniería y subir a zeplin
  12. Chupito de Jagger
  13. Mantener, actualizar y mejorar el sistema
  14. Paciencia y amor por el detalle

El propósito es tener un lego que te permita desarrollar de forma más cómoda, mantener el producto consistente y agilidad a la hora de construir vistas. De esta manera puedes centrar la atención en el viaje y no tanto en el detalle. Tu compañero de iOS o Android no tiene que adivinar nada, todo está en la guía y las revisiones de diseño dejan de ser un dolor. La discusión subjetiva se disminuye, ya que no deberíamos hablar de color o pesos tipográficos si no de objetivos, contrastes y copy.

¿Cómo vive el sistema después de su construcción?

De forma natural saldrán cosas nuevas. Como decía en el post de Fever, la idea es no agregar nada si no es realmente necesario. Y aquí es cuando un UI KIT carece de compromiso alguno ya que está compuesto principalmente por átomos y de forma muy poco ortodoxa.

Y esto es todo. Requiere tiempo, paciencia y sobre todo compromiso con el diseño. Es restrictivo, en ocasiones frustrante, pero es el mejor camino que conozco de hacer que equipos y objetivos convivan de forma armónica.


Hoy. Octubre. Y unos meses de descanso

Como podéis imaginar esto ha sido agotador. Ahora estoy dedicado a mis cosas. He tenido el gustazo de echar una mano a Nacho Gil con Finect y me ha picado el gusanillo por lo fintech. Me llama mucho.

Estaremos André Mendes y yo con un concepto parecido así que encantados de compartir contigo y la comunidad lo hecho. Habrá sistema de diseño, branding, prototipos con flinto y post documentando el proceso.

Foto por Agustín Ostos

Gracias por leerme ☺️


Like what you read? Give Danny Saltaren a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.