7 Errores comunes en los anuncios publicitarios de Facebook

No es un secreto que Facebook ofrece una de las plataformas de anuncios publicitarios más grandes y robustas a empresas de todos los tamaños, para que puedan alcanzar a sus clientes meta.

Por Jenny Izaguirre


Como un emprendedor “hacelo todo”, descubrir cuánto ensayo y error y aprendizaje es necesario al comienzo puede ser frustrante, especialmente cuando se apuestan dólares reales para obtener resultados reales.

No te sientas mal, muchos de nosotros tendemos a cometer los mismos errores, especialmente cuando estamos empezando.

Si tus anuncios de Facebook no te han aportado ni una sola venta o si sientes que no estás obteniendo el retorno con respecto a la inversión, permite que te muestre algunos errores comunes de publicidad de Facebook (y a veces ¡a qué costo!) y cómo solucionarlos.

1. No invertir en la investigación previa de la audiencia

Entre las siguientes posibilidades, ¿cuál crees que tengan más probabilidades de ofrecer un mejor rendimiento?

¿Un buen anuncio dirigido a la gente equivocada? ¿O un anuncio mediocre frente a las personas adecuadas?

Probablemente, primero invertiría mi dinero en tener la audiencia correcta.

Facebook es el hogar de una audiencia diversa y, dependiendo de lo que estés vendiendo, el tamaño de tu audiencia puede variar al punto de ser completamente diferente a la que preestableciste como meta.

Al principio, tendrás que probar algunas audiencias antes de que puedas comenzar a hacer pruebas con cosas específicas, tales como información o formato publicitario. Sin embargo, esto no significa que no puedas aplicar algunas conjeturas fundamentadas para sacar ventaja.

Una buena manera de apuntar hacia el objetivo es preguntarte si estarías dispuesto a apostar dinero a las probabilidades de que esas personas estén interesadas en comprar tu producto (porque técnicamente eso es lo que estás haciendo).

Por ejemplo, puede que pienses que la gente que atribuye un “me gusta” a “Starbucks” en Facebook podría estar interesada en comprar tu gama especial de café. Quizás algunos de ellos lo hagan, pero a un montón de gente diferente le gusta y de hecho va a tomarse algo en Starbucks (a decir verdad más de 33 millones en Facebook). Querrás encontrar un nicho que se alinee con tus productos.

Si has elegido un producto de nicho (por ejemplo, camisetas para las personas que tienen doguillos o pug carlinos), se te hará mucho más fácil, que alguien cuyos productos no tienen un público específico.

Una de las mejores maneras de encontrar productos de interés — por los que puedes apostar — es ponerte en el lugar de quien creas que sea tu cliente:

  • ¿Qué palabras clave buscaría en Google?
  • ¿A qué páginas les daría un “me gusta” en Facebook?
  • ¿Qué influenciadores o celebridades seguiría?
  • ¿Qué aplicaciones utilizaría?
  • ¿Qué publicaciones / blogs lee?
  • ¿Es cliente de alguno de los de la competencia?
  • ¿Dónde estaría posicionado en Reddit?

Lleva a cabo una pequeña investigación y verás lo que aprendes sobre los intereses que hacen que este perfil de cliente potencial sobresalga por encima de las masas.

Si puedes encontrar una página de Facebook que se relacione con lo que encontraste en tu investigación, dale un “me gusta” en tu perfil personal. Facebook te sugerirá páginas relacionadas que ofrecen aún más intereses por los que — potencialmente — podrías apostar. Una vez más, ignora los que — de alguna manera — no tengan una fuerte relación como para desembocar en una intención de compra firme.

Puedes servirte de la herramienta “Estadísticas del público” de Facebook para ayudar a generar ideas de orientación adicionales, basadas en los intereses y las cualidades que crees que tendrán éxito. También puedes utilizarla para obtener información sobre el comportamiento de ese público, cómo gastan e incluso más, si eres curioso.

2. Tratar de alcanzar una audiencia demasiado amplia

Independientemente de la plataforma, un error común con la publicidad pagada es abarcar una audiencia demasiado amplia, recuerda: el que mucho abarca, poco aprieta.

Puede que pienses que todo el mundo es un cliente potencial, pero lo que realmente estás pagando es la gente que logras captar con tus anuncios. Entonces, ¿por qué pagar para llegarle a un público equivocado?

Una audiencia potencial que se sitúe entre 500K a 1,5 millones es ya un buen inicio para muchas empresas de comercio electrónico.

Si tu público es demasiado grande, trata de reducirlo buscando otras cosas que también sean del interés de la audiencia principal. Si por el contrario, es demasiado pequeño, intenta agregar otros intereses para crear un grupo de usuarios más grande hasta que encuentres tu punto de referencia óptimo.

3. La impaciencia

Puedes sentir que estás perdiendo dinero, con cualquier tipo de publicidad pagada, si no obtienes resultados inmediatamente. A veces, puede que te sientas forzado a tomar el control de tus anuncios y ajustar las cosas para “optimizarlas”, de manera que puedan arrojar un mejor resultado lo antes posible.

Sin embargo, especialmente al principio, la recopilación y el entendimiento de los datos son clave. Por ello, es importante tener una idea clara de cuánto estás dispuesto a gastar realmente para conseguir un cliente.

Digamos que tu costo neto del producto es de $17 y que lo estás vendiendo en $50, es decir que cuentas aproximadamente con $33 — o incluso más — para invertirlo en la adquisición de un cliente. Al principio, tienes que estar dispuesto a sobrepasar tu presupuesto mientras haces pruebas con tu audiencia y anuncios.

Trata de no tomar decisiones sobre tus anuncios, tales como interrumpirlos o modificarlos, hasta que hayas llegado a 1000 personas, ya que es en este punto que cuentas con la información necesaria para por lo menos aprender sobre el rendimiento de tus anuncios — incluso si no producen ventas.

La otra manera en la que la impaciencia termina dañando tu desempeño es cuando no le das a Facebook la oportunidad de enseñarte con el tiempo. Si no has instalado Pixel de Facebook (que es muy fácil de hacer en tu tienda Shopify), entonces ¡hazlo! La plataforma publicitaria de Facebook utiliza Pixel para rastrear y aprender — basándose en los datos de rendimiento — de manera que puedas mejorar su segmentación.

Por ejemplo, si predefines el objetivo de tu campaña como: la optimización en función de las compras realizadas al principio, es posible que Facebook no sepa interpretar lo que es la “compra” de un cliente si no has tenido aún ninguna venta. A medida que se vayan sumando más compras, ese conjunto de datos se irá alimentado.

4. No aísles lo que estés probando

En la publicidad, a menudo se subestima el valor de la percepción en la búsqueda de resultados. Si bien se recomienda altamente que lleves a cabo experimentos y pruebas con tus anuncios, sólo puedes aprender de verdad a medida que avanzas, si pruebas una variable a la vez.

Si pruebas diferentes audiencias, con diferentes anuncios para cada una y en momentos diferentes, no aprenderás mucho, incluso si te topas con algo que te dé mejores resultados. Cómo saber entonces si: ¿fue la audiencia? ¿Fue el anuncio? ¿Fue el momento? ¿Fue una combinación de algunas circunstancias?

En la medida de lo posible, trata de aislar una variable para probarla, de manera que puedas avanzar una vez terminado el experimento, a sabiendas de cómo aplicarla. Especialmente en el principio, deberías comenzar a probar a las audiencias a las que te diriges a través del nivel de “Parámetros del anuncio”.

Ten presente lo que puedes cambiar y probar en cada nivel de tu cuenta de Administrador de anuncios:

  • Campaña: el objetivo que Facebook optimizará basado en (agregar al carrito, compras, etc.)
  • Parámetro del anuncio: el público al que está orientado, la ubicación y el horario.
  • Anuncio: enlaces, formato, creatividad, etc.

5. No aprovechar el valor de tu inversión publicitaria

Incluso si tu objetivo principal es obtener ventas, no significa que sea el único beneficio que puedas obtener con tus anuncios. De hecho, hay mucho valor agregado que puedes obtener de un anuncio con el que “no pudiste” llegarle a tus clientes.

Puedes:

  • Recolectar correos electrónicos de los visitantes de tu sitio.
  • Obtener más “me gusta” y comentarios en tu publicación para crear — con el tiempo –aprobaciones sociales para tu anuncio.
  • Relacionarte directamente con las personas que comentan tus anuncios y ayudarlos a efectuar la compra.
  • En el futuro, re-orientar a los visitantes de tu sitio como “tráfico tibio».
  • Configura una secuencia de correo electrónico para recuperar los carritos de compra abandonados que pudieran haber finalizado la transacción.
  • Invita a las personas que dieron un “me gusta” o hayan reaccionado ante cualquiera de las publicaciones de tu sitio, para que también te sigan en tu página de Facebook (simplemente haz clic en las reacciones del propio post).

También existe una percepción invaluable que puedes obtener de tu tráfico pagado.

Te recomiendo enérgicamente que configures Google Analytics y Hot Jar(ambos son gratuitos) y echa un vistazo al comportamiento del tráfico en tu sitio web. Esto te ayudará a identificar si tu problema es tu audiencia, el diseño de tu sitio web u otro.

Hot Jar, en particular, es útil porque te permite realizar un análisis visual del comportamiento del tráfico en tu sitio web: el recorrido que los visitantes de la página hacen antes de salir; en dónde hicieron clic; así como grabaciones de visitas individuales reales. Nota: Esta página sólo funciona en inglés.

6. No optimizar tu creatividad publicitaria para suscitar la atención y los clics.

Una vez que hayas encontrado cuál es tu audiencia, un buen toque creatividad en tus anuncios te ayudará a mejorar los resultados.

Un buen anuncio está compuesto de muchos elementos diferentes, y para ayudarte, he aquí algunas prácticas recomendadas:

  • Elige un punto focal en la miniatura de imagen, contenido o vídeo que capture la mirada.
  • Considera el uso de emoticones para agregar un toque más personal y elementos visuales en tu contenido.
  • Recopila aprobaciones sociales (“me gusta”, comentarios, contenido compartido) paulatinamente, cada vez que publiques un anuncio, lo que hará que tu anuncio sea mucho más consistente.
  • Crea oportunidades múltiples de visitas a través de enlaces y etiquetas de producto (necesitarás una tienda en Facebook, que podrás agregar fácilmente a través de Shopify).
  • Experimenta con diferentes formatos de anuncio dentro del mismo conjunto de anuncios, especialmente videos como los presentados en Facebook, para favorecer este formato.

¿Necesitas más inspiración para los anuncios? Echa un vistazo a la galería de anuncios de Adicted.io.

7. Desaprovechar todas las informaciones disponibles

Muchas de las características del Administrador de anuncios de Facebook se pierden por su propia complejidad, especialmente cuando se trata de obtener una vista de su rendimiento para llevar a cabo un análisis.

Por ejemplo, las columnas predeterminadas que ves en el Administrador de anuncios, no muestran todos los datos que son realmente útiles para ti. Si quieres obtener información complementaria, es necesario que personalices tus columnas.

Considera la posibilidad de agregar lo siguiente, para obtener una mejor idea del rendimiento del anuncio, además de otros elementos que creas pertinentes:

  • Porcentaje CTR: La proporción de clics es el porcentaje de personas que hicieron clic en tu anuncio después de verlo.
  • Costo por clic: cuánto estás pagando por cada clic realizado en tu anuncio.
  • Compras del sitio web: el número de compras realizadas en el anuncio.
  • Valor de conversión de compra del sitio web: el valor total de las compras realizadas atribuidas al anuncio.
  • Frecuencia: ¿Cuántas veces en promedio cada persona a la que te diriges ha visto un anuncio? A veces, verás que el rendimiento de tu anuncio está en baja de manera significativa, y es simplemente porque Facebook muestra el anuncio a las mismas personas varias veces.
  • Alcance: ¿A cuántas personas has podido llegar por la primera vez?
  • Puntuación de relevancia: ¿Qué tan relevante es tu anuncio con respecto al público al que lo estás orientado, basándote en las primeras 500 impresiones (esto tiene un gran impacto en tus costos)?
  • Presupuesto: Cuánto dinero has dedicado diariamente o en total al conjunto de anuncios publicitarios.
  • Costo por Resultado: Cuánto cuesta alcanzar el objetivo de tu campaña.
  • CPM (costo por mil): El costo de 1000 impresiones.

También puedes utilizar las opciones de “Desglose” para analizar el rendimiento de tu anuncio en función de una serie de factores, tales como: los dispositivos en los que se realizaron las ventas y el impacto del género en el rendimiento.

Una práctica súper sencilla, pero muy impactante que también puedes adoptar, es el uso de una convención de nomenclatura estandarizada en todos los niveles de tu cuenta de Administrador de anuncios. Así, con tan solo una ojeada, puedes notar aspectos como la audiencia a la que te diriges y lo que estás probando.

¿Qué has aprendido?

Puede que encontrar “el truco” del funcionamiento de la publicidad en Facebook te tome algún tiempo, pero como una de las maneras más accesibles y asequibles para distribuir mensajes, definitivamente vale la pena invertir y aprender de las experiencias de los demás.


Por Jenny Izaguirre

Like what you read? Give QualifyStudio a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.