Alrededor de mi barrio. Parte II. 17 de abril

La escasez de cultura en esta ciudad

Blanca Parra
Apr 17, 2020 · 8 min read

En agosto próximo se cumplirán tres años desde que el Teatro del Bicentenario, en el Forum Cultural Guanajuato de esta ciudad zapatera, canceló un programa de trabajo consistente, el cual había logrado atraer a artistas de talla internacional y a amantes de la música, de la danza y de la ópera desde diferentes regiones del país. Autobuses fletados por los extranjeros viviendo en San Miguel de Allende, para asistir a las representaciones y conciertos, por ejemplo. La posibilidad de asistir a las diferentes secciones del Teatro, dependiendo de las posibilidades económicas de cada uno, y la variedad de muestras del arte a cargo de los coros y orquestas de niños y jóvenes y de los coros de adultos, todos residentes de la ciudad.

En paralelo, la diversidad de espectáculos de música popular, a cargo de tenores y músicos nacionales muy reconocidos, gratuitamente, en los diferentes espacios del Forum: Jardín de las Artes, Jardín de las Jacarandas, Plaza de las Artes. Lugares en los que, además, se presentaban algunos de los grupos que participaban dentro del Festival Internacional Cervantino, para deleite de cualquiera que estuviera interesado.

Finalmente, la creación de un evento de primavera, Ópera Picnic, en el que se proyectan en pantalla gigante, instalada en el jardín posterior del propio Teatro, acondicionado con petates sobre el pasto -uno para cada grupo de personas- algunas de las óperas que han sido producidas en el mismo Teatro. Una ópera cada día, tres días consecutivos, entrada gratuita a partir de las 6 pm (eventos que iniciaban a las 7 pm) a los que cada uno podía llevar su canasta de viandas y bebidas, además de la oferta disponible solamente en esos eventos. Un espacio para compartir, para encontrarse con los amigos, para llevar a los pequeños e iniciarlos en estos placeres.

La última de las producciones fue Carmen, broche de oro para una era. Y fue la última. A partir de entonces se ofrecen algunos conciertos a cargo de la Sinfónica de la Universidad de Guanajuato, o de las de algunos estados vecinos, algunas presentaciones de los coros que fueron formados en aquellas épocas, el ineludible Cascanueces presentado por el Ballet de Monterrey, en diciembre. El estatus del Teatro no es el mismo. Muchos de los que asistíamos frecuentemente hemos dejado de hacerlo.

¿Qué hay detrás? El Consejo del Teatro -léase los dueños de terrenos y empresas grandes de esta ciudad- decidió despedir a Alonso Escalante, director del Teatro y productor de todas las óperas que se siguen proyectando en los eventos de Ópera Picnic desde entonces, cuando se negó a cambiar la producción de Carmen, después de que ésta fuera presentada en ensayo general a los integrantes del Consejo y señoras acompañantes, un mes antes del debut. El escándalo, según los consejeros y de lo que hicieron coro algunos periodiquitos digitales locales, evidentemente pagados, aludía a una declaración de Escalante en el sentido de que León es una ciudad de ricos ignorantes. La realidad se evidenció cuando vimos la puesta en escena, en el debut de la temporada: una Carmen sensual e insumisa, como debió serlo; unas cigarreras que muestran parte de sus cuerpos mientras se lavan en una pequeña fuente materilizada en el escenario; una Carmen que celebra el amor libre testimoniado en el embarazo de una joven cigarrera, sobre cuyo vientre realiza un breve ritual de vida. Un toreador que se muestra entre rockstar y campeón de box o lucha libre. Para los moeurs de una comunidad cerrada, tradicionalista a morir, regida por el catolicismo duro, aunque ofrezcan tantas evidencias de la doble moral en la que viven -no es por nada que Las buenas conciencias, de Carlos Fuentes, esté ambientada en esta región- eso era un verdadero escándalo y un atentado contra la moral.

Por otro lado, es cierto que en la comunidad leonesa hay una gran carencia de cultura y de educación. Poco tiempo después del escándalo que terminó con el despido de Escalante, en un programa transmitido por el canal de televisión local, TV4, el ahora fallecido Cronista Vitalicio de León, Carlos Navarro Valtierra, narraba cómo, para recuperarse de la inundación de 1926, la cual arrasó con la industria local, los empresarios y gente adinerada decidieron que lo urgente era rescatar la economía, y que la educación y la cultura se quedarían para cuando la ciudad se recuperara.

Los primeros empresarios, narra Adriana Martínez Martínez en Capacidades Competitivas en la Industria del Calzado en León, se fueron formando en el proceso de crear sus empresas.

Fue hasta 1978 que se fundó el Campus León del Tec de Monterrey, con una oferta educativa y una calidad muy superior a la actual, aunque a nivel de instalaciones y de recursos tecnológicos, subutilizados, parezca una institución de primer mundo. En el mismo año los jesuitas fundaron la Universidad Iberoamericana León, con una calidad académica que también ha ido en declive. En ambos casos, hacer frente a la instalación de las mayores universidades públicas del país -UNAM, IPN y, próximamente la UAM- y la del campus León de la propia Universidad de Guanajuato, también pública, además de las muchas universidades privadas de todo tipo, menos exigentes y con colegiaturas mucho más bajas que las de las dos pioneras, obligaron al Tec y a la Ibero a “complacer a sus clientes” para sostener sus programas educativos.

Todavía en 1992, cuando ingresé como docente al Campus León del Tec de Monterrey -para luego fundar el Departamento de Ciencias y Humanidades del que fui directora por ocho años, el cual se disolvió cuando renuncié a eso- muchos de los estudiantes que ingresaban, particularmente en las áreas administrativas, eran hijos de los empresarios del calzado o de los políticos locales, jóvenes que asistían en busca del diploma de licenciatura como instrumento de ornamento y de validación social, sabiendo que terminarían haciéndose cargo del negocio familiar; muchas de las estudiantes admitían sin reparos que la carrera de mercadotecnia, particularmente, era una carrera MMC (mientras me caso). El caso de las ingenierías (había, de muy alta calidad) era distinto: se trataba, mayormente, de jóvenes que conseguían una beca con base en su desempeño en los niveles educativos previos; los grupos de Ingeniería en Sistemas Computacionales podían tener un máximo de 8 estudiantes, por ejemplo, y las mujeres en esos grupos eran contadas. Los y las ingenieros egresados de esas generaciones son, a la fecha, profesionistas exitosos.

La cultura no tuvo tanta suerte. Hasta el día de hoy, a nivel general, es mucho más popular la lista de cantantes que ofrecen sus shows en el Palenque de la Feria de León que los espectáculos ofrecidos en el Forum Cultural.

Alguna ocasión, mientras esperaba que permitieran el paso a los asientos dispuestos para un espectáculo musical gratuito, en el Jardín de las Artes, una joven leonesa que paseaba con familiares visitantes, quienes preguntaron para qué era la fila, les explicó que se trataba de espectáculos para la gente que no puede pagar por eventos serios. En otra ocasión, invitada a una reunión en la que se encontraban varios empresarios zapateros, hablando del costo de cada cosa que se comen o beben, alguno de ellos mencionó algo respecto a los cuentos. Yo, que había permanecido callada durante la reunión -algo tremendamente difícil- aproveché para hablar y comentar sobre los cuentos de Valdano, acerca del futbol, tomando en cuenta que no hay algo más sagrado en esta ciudad que asistir a los partidos en los que juega La Fiera, en el Estadio León. La respuesta de uno de los empresarios hizo que volviera a guardar silencio: “Yo siempre creí que los cuentos eran de Disney”. El nivel educativo entre los empresarios sigue siendo muy bajo. Y no lo inventó Alonso Escalante.

Escalante tenía conocimiento, carisma y una muy buena red de contactos en el ámbito cultural de alto nivel. Así, la primera ópera a la que asistí, recién llegada de Tijuana, fue La bohème, con Ramón Vargas. Posteriormente tuvimos, entre otras cosas, el Ballet de Antonio Gades, que ofreció una bellísima coreografía y puesta en escena del ballet Carmen.

Escalante fue despedido provocando algo impensable en esta sociedad: la publicación de testimonios y cartas de apoyo a su trabajo y, en la clausura de la breve temporada de Carmen, ya bajo la conducción de un director suplente, los testimonios y agradecimientos del público asistente y de la comunidad de cantantes y actores locales que trabajaron en sus producciones, hechas públicas en la inédita transmisión en vivo de una, cualquiera, de las puestas en escena del Teatro.

Arnoldo Cuéllar, columnista local, decía entonces:

“Más difícil que correr a Escalante, con todo lo complicado que ha sido, será fichar a un director de excelencia sobre todo después de que este sepa como trataron a su antecesor.

Quizá lo más importante de todo es que el público que se ha movilizado en redes sociales, los que han escrito en medios, los que comentan en los cafés y los que hoy se decidan a expresar su rechazo a la medida frente a las instalaciones del Fórum, serán los mejores vigilantes de que los consejeros elegidos por el exgobernador Oliva y ratificados por el gobernador Márquez, no agraven su equivocación y, de paso, agravien a una comunidad que ya hizo suyo el teatro como espacio común.“

No se equivocó. La ciudad de León perdió. Escalante salió favorecido al convertirse, apenas unos meses después, en el director de la Ópera de Bellas Artes, en Ciudad de México.

Esa es la ciudad en la que vivo. Lo bueno de esta cuarentena: Ópera Picnic se transmitirá desde hoy y hasta el domingo, vía la página de Facebook del Teatro del Bicentenario y a través del canal de televisión local, a partir de las 8 pm, hora del centro de México. ¡Mañana disfrutaremos de Carmen!

#T5eS🌈 emergencia y esclavitud digital

emergencia y esclavitud digital en la sociedad del conocimiento en red …

#T5eS🌈 emergencia y esclavitud digital

emergencia y esclavitud digital en la sociedad del conocimiento en red

Blanca Parra

Written by

Matemática, docente/investigadora, madre. Vivo en León, Mexico. Me encanta cocinar, leer, caminar y conversar. https://about.me/BMPM1

#T5eS🌈 emergencia y esclavitud digital

emergencia y esclavitud digital en la sociedad del conocimiento en red

Medium is an open platform where 170 million readers come to find insightful and dynamic thinking. Here, expert and undiscovered voices alike dive into the heart of any topic and bring new ideas to the surface. Learn more

Follow the writers, publications, and topics that matter to you, and you’ll see them on your homepage and in your inbox. Explore

If you have a story to tell, knowledge to share, or a perspective to offer — welcome home. It’s easy and free to post your thinking on any topic. Write on Medium

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store