La cuna de la música argentina

Desde el 2009, año en que comenzaron las emisiones de Encuentro en el estudio, la sala principal de Estudios ION se volvió conocida para los televidentes argentinos. Aunque muchos no recuerden el nombre del lugar, allí Lalo Mir entrevistó, en las siete temporadas del programa, a músicos de todas las épocas y géneros.

Además de los artistas que fueron invitados al ciclo de Canal Encuentro, por esa enorme sala -comandada por el ingeniero de sonido Jorge el portugués Da Silva- pasaron los músicos más importantes de nuestro país. Desde Atahualpa Yupanqui, Astor Piazzolla y Mercedes Sosa, por nombrar algunos representantes del tango y el folklore, hasta Charly García, Gustavo Cerati y Luis Alberto Spinetta, pilares del rock nacional, eligieron el estudio por la calidad del trabajo de sus técnicos y la excelencia de su equipamiento.

El estudio, uno de los primeros en no pertenecer a una compañía discográfica, fue fundado en 1956 por el húngaro Tiberio Kertesz y su mujer. En el año 60 se mudó a la calle Hipólito Yrigoyen, donde permanece hasta hoy. En el 78, los hermanos Mario y Norberto Kaminsky, dueños del sello Microfón, compraron el estudio y lo equiparon con la última tecnología, convirtiéndolo en uno de los mejores de Latinoamérica.

El reconocimiento a este espacio de casi 60 años llegó por parte del estado recién en la última década. El 30 de septiembre de este año el lugar fue declarado de interés cultural por el Ministerio de Cultura de la Nación, distinción que ya le había otorgado en el 2005 el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Aunque para los músicos y artistas latinoamericanos los estudios ION son una leyenda viva de la historia cultural del continente.