Ekklesiasterion, lugar de asamblea popular de la antigua Grecia.

La visión de Federico Ast de un futuro digital descentralizado y democratizado.

Conclusiones de un desayuno con Ast.

Hace unos días tuvimos la increíble oportunidad de hablar con Federico Ast. Argentino ganador de ImpacTec 2016 y futuro estudiante en Singularity University. La charla comenzó con una pregunta muy sencilla: “¿Qué queremos decir cuando decimos que internet “descentralizó” el poder y ayudó a la democratización de los medios? no será que más bien que… ¿lo centralizó?. Al día de hoy gran parte de nuestras vidas digitales pasan a través de dos gigantes, Google y Facebook, no suena mucho a descentralización, ¿no?”. Interesante.

Federico menciona en una de sus notas que

Zuckerberg is the Louis XIV of our time

A lo largo de nuestra historia como sociedad hemos vivido también épocas de concentración de poder y absolutismo absoluto, como por ejemplo en los años de reinados. Pero después llegaron momento de dispersión y democracia en los que vivimos actualmente. La forma en que nos organizamos está cambiando constantemente, cada vez más preferimos organizaciones más horizontales y existe menos tolerancia a lo piramidal.

Hemos vistos surgir distintas aplicaciones que fomentaban las descentralización como Whatsapp o Instagram, ambas adquiridas por Facebook; blogs esparcidos por toda la red actualmente siendo nucleados en Medium; o hasta taxis independientes ahora centralizados en Uber. ¿Pero qué pasaría si la siguiente aplicación que Facebook tenga que salir a comprar sea P2P?

La blockchain es una tecnología que nos permitiría movernos a un modelo P2P, un modelo sin un dueño. Esto implicaría varias cosas, entre ellas dejar de pensar en usuarios y empezar a pensar en personas, con reputaciones centralizadas; un estilo de documento de identidad digital. Inevitablemente en un modelo P2P como en otro cualquier modelo donde hay interacción directa con personas van a surgir conflictos, pero al no haber un dueño ¿quién los resolvería? He aquí la respuesta que nos presenta Federico: Crowdjury, un sistema de justicia para comunidades P2P.

Sobre Federico

Federico Ast, luego de haber estudiado economía, decidió seguir sus estudios en filosofía y años más tarde hizo su doctorado en la IAE. Una combinación de esto fue lo que lo llevó a pensar cada vez más en la forma en que se relacionaba la gente y en particular, el creciente voluntariado digital donde miles de personas donan su tiempo y conocimiento para el bien común. El caso Nisman le sirvió como catalizador de estas ideas en torno al tema de corrupción, pero luego se daría cuenta que el problema no es la corrupción sino el sistema judicial que usamos con una tecnología del Siglo XVIII.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.