TTxCorrientes: 8 jóvenes potenciando su comunidad

En el marco del proyecto TechTrek se desarrolló en Agosto una experiencia super intensa donde 8 jóvenes de Corrientes y Chaco conocieron el ecosistema porteño de innovación. Los aprendizajes, las vivencias y una forma de ver el mundo donde la colaboración es la clave.

TTxCorrientes en Acámica con su fundador Nacho Puig Moreno.

Ya pasaron 3 años del primer viaje a Silicon Valley donde TechTrek tenía como objetivo inicial conocer por qué en la meca tecnológica el ratio de empresas exitosas era extremadamente llamativo. Como todo proceso, en cada ciclo incremental nos deteníamos a analizar lo vivido para seguir creciendo el proyecto con el feedback recibido. El viaje del 2015 supo ser un viaje que para el 2016 ya llamamos experiencia y para el 2016 entendíamos que el elitismo de viajar al famoso valle tenía que ver con salir a buscar respuestas a preguntas que en otros ecosistemas locales no podíamos encontrar. Hasta este momento viajes del ITBA a San Francisco, muchas consultas y un norte muy amplio: las puertas abiertas eran muchas y sabíamos que teníamos la posibilidad de mejorar nuestra realidad.

Reunión con Gastón Parisier, CEO de BigBox

Es así que a fines del año 2015 mientras realizábamos una charla para Fundación Teléfonica, sponsor del viaje de ese año y con quien habíamos acordado realizar un ciclo de charlas para expandir el conocimiento adquirido, uno de los presentes toma la palabra y luego de contarnos su historia nos pide realizar el viaje. Sin duda, es un viaje coqueto que tiene muchas razones por las que ir, sin embargo, aún no estábamos seguros de si su por qué estaba alineado con lo que veníamos analizando como el futuro de TechTrek. Luego de unos minutos de otras preguntas, caímos en la cuenta de lo que este joven de Corrientes nos había pedido: ayuda para encontrar respuestas que en su comunidad no estaba encontrando. Conclusión: TTx se comienza a gestar entonces como una posibilidad de buscar estas soluciones a través de experiencias.

TTx en las oficinas de TiendaNube.

Las semanas pasaron, el programa de TT ITBA a Silicon Valley ya estaba en camino con un nuevo equipo y 8 estudiantes listos para vivir la experiencia. Mientras, Fran y el equipo de TT que siguió aportando su tiempo (lo que llamamos TT Global) continuaron con los idas y vueltas, con preguntas, con ideas, con pensar la forma de llevar un TT a un TTx. Y pasó. En Abril de 2016, Fran y Gaby, dos jóvenes correntinos empapados de ecosistema emprendedor tanto en Buenos Aires como en Córdoba respectivamente se animaron a recibir todo el know how de un grupo de estudiantes que creyeron podían agregar valor a la región del norte. Un entendimiento completo del modelo de distribución de TEDx, el armado de manuales, largas horas de debate y decisiones sin muchos argumentos permitieron que los organizadores de TTxCorrientes encuentren 8 jóvenes de Corrientes y Chaco que poco sabían en lo que se estaban metiendo, sin mucha información, sin un caso anterior que usar como ejemplo o guía y que aún no tenían idea la enorme satisfacción que les iba a generar.

TTx con Francisco Santolo de Scalabl.

Comenzó la busca de sponsors para cubrir el viaje, los planes de beneficios para luego devolver de lo aprendido, la planificación de cómo generar impacto al volver a través de contenido y el armado de espacios de colaboración, para pasar al armado de una agenda que cumpla con las expectativas del grupo. Aquí el primer punto importante: cada grupo tiene una necesidad particular en función de la comunidad que representa, es así que la experiencia debe armarse pensando en la misma más allá de ciertas actividades genéricas que aportan al desarrollo personal o que son transversales a cualquier ámbito. Vicky, coordinadora de TTx dentro de TT Global, trabajó día y noche para que este grupo tenga una agenda, un lugar donde dormir, una institución que reciba las donaciones y, sin saberlo, estaba reafimando el modelo de TTx mientras que aprendía cientos de habilidades, recursos, tomaba decisiones. Segundo punto: todos aprendemos; los que viven la experiencia, los que la organizan, los que la dirigen. Todos tenemos algo nuevo para realizar y un desafío que superar.

Terminal de micros de Retiro, Buenos Aires.

Llegó Agosto. 7.am nos encontramos Seba, Vicky y Fran en la estación de micros de Retiro a esperar la llegada de los participantes. Como era de esperar en una primer vivencia, los micros estaban tarde y la experiencia empezaba ya desde el momento cero.

Nerviosos porque a las 10.30am ya debíamos encontrarnos con Santiago Bilinkis en Quasar, sabíamos que iba a ser una semana intensa.

En las oficinas de Quasar con Santi Bilinkis.

Los micros llegaron: Juani, Victoria, Crisel, Fede, Facu, Joaquin, Agustin, Carlos, junto a Fran, ya estaban listos para comenzar la aventura. Una agenda que intentaba tocar varios puntos del ecosistema, historias para inspirarse y por sobre todo tiempo para compartir en grupo. Las experiencias de TTx no son de 9 a 18, son experiencias full-day. Todo el tiempo se está aprendiendo algo: cómo liderar una situación, cómo notificar una llegada tarde, cómo pedir perdón, cómo arreglarse con un conflicto, cómo entender a un compañero que tuvo un mal momento y, además, obviamente los aprendizajes de quienes lo reciben.

Increíble y Completa agenda.

Hasta se durmió en un hostel porque son espacios donde se respira diversidad, historias, anécdotas y dónde podemos abrir la cabeza al mundo. Nos reunimos con emprendedores, con empresas, con organizaciones, visitamos espacios de Coworking, aceleradoras y universidades. Nos recibió gente del gobierno para mostrarnos un nuevo punto de vista, importante para luego compartir con funcionarios de la región.

Reunión con Mercedes, directora de INTEC del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Pasaron los días. Las sonrisas salían por la mañana y se acostaban tarde por la noche. Habíamos encontrado la forma de potenciar una comunidad desde adentro, potenciando a sus personas. Habíamos encontrado la forma de preparar personas no solo para entender los trabajos del SXXI sino también en las habilidades blandas que deberán dominar para desarrollarse en el futuro. Benjamin Zander cuenta en su charla TED que encuentra la satisfacción y se da cuenta que “algo sucedió para bien” viendo la cantidad de ojos brillantes de quienes recibieron el mensaje, concierto, palabra o mirada. Los 8 ojos brillantes estaban presentes junto a los ojos brillantes de Fran y a los de todo el equipo una noche de viernes donde juntos realizamos un cierre de una experiencia que sin duda nos marcó a TODOS en la vida.

TTx junto al equipo de Conexión Startup en AEROLAB.

El camino sigue y luego de aprender e inspirar hay que impactar. Es momento de volver y trabajar en el ecosistema de cada comunidad. No es un trabajo que pueda cambiar una comunidad de un día al otro, pero como cada vida es un mundo aspiremos a tocar una vida con simplemente compartir los conocimientos, transmitir la sensación de “sí, se puede” y generar un espacio donde puedan contarse problemas, ayuda y logros.

Post de Juani en pleno TechTrek. Imagen del resultado de una experiencia.

La educación es exponencial y experiencial para TTx. Exponencial porque uno lo vive y lo comparte permitiendo que el conocimiento se esparza. Experiencial porque busca aprender de forma activa, social y constructiva. Todo esto es parte del movimiento de educación progresiva que nos invita a complementar (no reemplazar) el modelo educativo tradicional del SXIX.

Noche de cierre en Temple Bar con TTxCorrientes y todos los TechTrek de ITBA.
Bienvenido TechTrek al camino de potenciar comunidades, de potenciar personas y de juntos armar una red que trabaje en la educación para dentro de 20 años ver resultados.

Las experiencias son únicas, no se puede vivir lo mismo dos veces. Son parte de aportar un complemento al marco académico que es clave para construir conocimiento. Aprender haciendo y viviendo nos permite incorporar habilidades que nos preparan para los trabajos del futuro. Allí vamos. Juntos.