Bitcoin: La moneda del futuro

Cada vez son más las personas que deciden utilizar su tarjeta ya sea de débito o crédito para realizar transacciones en línea. Poco a poco hemos ido evolucionando hacia ecosistemas donde no necesitamos el dinero en efectivo para hacer movimientos en el mercado. Y, ¡Que bien! ¿no? son amplios los beneficios que estas formas de pago ofrecen, algunas de ellas son:

  • Posibilidad de adquirir bienes o servicios por internet o en físico ( no hace falta decir que muchos establecimientos cuentan con terminal para aceptar pagos con tarjeta).
  • Seguridad y practicidad puesto que nos libramos de portar dinero en efectivo.
  • Facilidad de cantidades de dinero (¿Quien no se ha confundido con el cambio ó con una propina?).

Ahora que ya no tenemos problemas y sabemos que podemos confiar en estos sistemas ¿Cuál es el siguiente paso? Bueno, del 2009 hasta la fecha comenzaron a surgir las llamadas criptomonedas o monedas virtuales. La primera en su tipo fue el Bitcoin y subsecuente a esto comenzaron a surgir muchas otras más, pero ninguna ha sido tan exitosa como lo es el bitcoin. Más adelante revisaremos el por qué.

Antecedentes

Bitcoin es una moneda virtual creada por Satoshi Nakamoto, un presunto computólogo japonés cuya identidad no ha sido revelada aún. Posterior a la crisis bancaria del 2008, Satoshi ideó una alternativa al sistema financiero mundial. Este nuevo sistema operaría de manera descentralizada, lo que quiere decir que estaría libre del control de cualquier estado, banco, empresa o institución financiera.

¿Como funciona?

Para realizar movimientos con bitcoin, cada usuario posee cuentas llamadas “wallets”, estas tienen un número de identificación único y a su vez cuentan con dos tipos de llaves. Estas llaves son cadenas de texto de 256 bits, las cuales ayudan a encriptar y desencriptar información para realizar transacciones seguras.

Ejemplo de una llave pública

Poniendo en términos simples que nos ayuden a dimensionar lo seguro que es la técnica de encriptación que se usa en el intercambio de bitcons (SHA-256), para que alguien pudiera descifrar un mensaje que ha sido encriptado con este algoritmo una computadora convencional tendría que realizar en promedio 2²⁵⁶ intentos de tipo prueba y error, lo cual le tomaría teóricamente miles de años, esto gracias a que las llaves son extensas y sumamente aleatorias.

Hay que andar con cuidado en cuanto a las llaves privadas del wallet ya que, si por alguna razón un usuario la llegase a perder, sería posible hacer uso de cualquier fondo que pudiera tener en su wallet.

El precio del Bitcoin

Además de no tener presencia física, el bitcoin es, al igual que el dinero impreso: “de a mentis”, esto queriendo decir que carecen de valor alguno

¿Que dices? ¿Que no vale nada?

Así es, el concepto del dinero impreso está sustentado bajo la idea o la creencia de las personas desde el instante en que que tanto productores como consumidores deciden aceptarlo como utensilio de intercambio. Al creer en su validez como moneda de intercambio, somos nosotros mismos quienes le damos ese valor que dice tener.

Tomando la idea de este concepto, nada evita que el día de mañana yo decida tomar por moneda conchitas de mar y comience a querer intercambiarlas por bienes, aún así por más que intente convencerte de usarlas, mi planteamiento te seguirá sonando descabellado ya que es muy fácil ver cómo es que esta propuesta no prosperaría. Primero debe ser muy inconveniente andar cargando conchas de mar, necesitaríamos de un costal y mucha fuerza. Segundo las conchas de mar son escasas, de modo que serían un recurso limitado que a la larga traería muchos problemas y para el cual no existe una manera eficiente de fraccionar. Por último y como punto más importante se trata de una unidad que nadie estaría dispuesto a aceptar, nadie anda por ahí comprando comida, casas, terrenos o viajes con conchitas de mar.

Esta analogía nos ayuda a comprender cómo es que cualquier criptomoneda va adquiriendo su valor a través de los años. El bitcoin ha obtenido su valor principalmente por las personas que deciden “creer” e invertir en él, y a diferencia de las conchas de mar, este sí es portable, seguro e inmediato, lo cual hace que muchas personas se muestren interesadas en usarlo como método de pago.

A inicios del 2010 el valor de un bitcoin alcanzaba apenas unos cuantos centavos de dólar. Algunos años después a finales del 2013 se observó cómo es que tuvo un pico de casi el 900%, para después estabilizarse y fluctuar en cantidades cercanas a los 300 dólares. En este año fuimos testigos de cómo drásticamente la moneda elevó su precio hasta los 2,000 dólares (35,000 pesos aproximadamente).

Algunas fuentes dicen afirmar que su precio podría incluso llegar a los 4,000 dólares en cuestión de meses.
Gráfica de crecimiento por periodos

Buy a bitcoin, help civilization evolve (Compra un bitcoin y ayuda a la civilización a evolucionar).

Si te resulta abrumador invertir en bitcoin con el precio actual, ¡no te preocupes! el bitcoin tiene una fracción de 1/10⁸ lo que vendrían siendo ocho decimales, así que nadie esta obligado a comprar por unidades completas, además de que como principiantes no es recomendado invertir en grandes cantidades.

Como se mencionaba hace un momento las personas que actualmente ejercen el bitcoin como moneda de intercambio son las responsables de darle fuerza en el mercado. Si mostramos más interés en realizar transacciones con monedas virtuales existirá mayor interés por parte de comerciantes, instituciones, gobiernos y empresas para comenzar a usarla también, lo cual generaría un efecto en cadena para sobrellevar mejoras en el funcionamiento del bitcoin.


One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.