El difícil e increíble caminito de emprender

Cofundador de Caminito Ventures comenta los dos lados de la experiencia emprendedora

El emprendimiento está de moda. Cada día, más personas conocen y se atraen por la idea de crear su propia empresa. Hay más incentivo, eventos, posibilidades. Emprender nunca fue tan fácil y, al mismo tiempo, sigue siendo una de las actividades más difíciles del mundo. Camilo Cuba colecciona experiencias emprendedoras, algunas de éxito, otras de fracaso. En el camino, ha aprendido mucho sobre lo que conlleva ser un emprendedor, conocimiento que aplica en su Company Builder Caminito Ventures y que nos comparte en resumen en esta nota.

Ser cool vs padecer en el paraíso

Desafíos no faltan en la actividad emprendedora y a Camilo le gusta dividir estas dificultades en dos niveles: el individual y el grupal.

A nivel del individuo, Camilo explica que es importante no dejarse llevar por la imagen cool que se ve del emprendedor. Por más apasionante que parezca la idea de ser su propio jefe y construir el trabajo ideal, hay una gran parte del camino del emprendedor que es puro padecimiento. “Una de las cosas que debe decidir una persona que quiere emprender es ponerse en la situación real de ser un emprendedor. Saber que probablemente no va a tener un aguinaldo desde el día uno y que muy difícilmente arranque el proyecto con la posibilidad de tener un salario fijo definido”.

Dime con quien andas…

A nivel grupal, la elección del equipo es un factor clave. Tal vez sea natural que uno quiera realizar algo con personas con quien se lleva súper bien y tiene muchos puntos en común. Sin embargo, Camilo alerta que hay que haber diversidad en el equipo que lidera un negocio. “Es importante rodearse de socios que realmente tengan un perfil complementario. Es muy difícil llevar adelante con personas muy similares a vos”. La variedad de visión, preferencias, perfiles y formación es muy valiosa para generar madurez en el emprendimiento.

En Caminito estamos en constante discusión. Una de las cosas que nos ha hecho crecer y mantener el negocio es la discusión. Es enfrentarte a tu socio para hacer prevalecer tu idea. Porque en este proceso se somete la idea a una análisis. Si la idea sobrevive, ya fue contemplada por muchas personas.

El mito de la inversión

¿Sabes las historias que viste en la red, de startups norteamericanas que levantaron millones? Te aconsejamos a no querer replicar el contexto de Silicon Valley en tu realidad. “Algo que tenemos que entender como emprendedores latinos es que las cosas que se ven en EEUU difícilmente sean similares a Uruguay, Colombia, Argentina, donde sea”. Para Camilo, es más importante que el emprendedor se ponga a maquinar como su negocio va a monetizar. Idealmente desde el primer día de funcionamiento o lo antes posible. Esto evita el riesgo de que el negocio sea dependiente de capital externo. Al emprendedor, monetizar rápidamente le permite mantener un contacto cercano y activo con su mercado y no “vivir de inversión”.

Obviamente uno necesita plata para comenzar. Pero Camilo valora la importancia de que uno tenga claro desde el inicio como va a generar plata. “Si uno no logra transmitir eso, nadie le va a invertir ni 5 ni 100 mil dólares”. Actualmente, nuestra región ofrece muchas oportunidades de fondos y acceso a capital semilla. Es bastante común también contar con el levantamiento de capital a la Family & Friends. Los primeros inversores ángeles de un negocio muchas veces son parientes o amigos de los emprendedores. Para Camilo, el compromiso moral que se genera en estos casos es muy fuerte. Inclusive ayuda a que el emprendedor haga lo posible para monetizar ni bien pueda. “Esta obligación es algo que uno puede transformar en motivación extra”.

Si quieres conocer más de Caminito Ventures y el trabajo que hacen Camilo y sus socios, no dejes de visitar esta nota.