Bienestarismo en Chile

Usurpación y materialismo. Un par de claves

Este es el blog ciudadano sobre la “ley de exterminio Bachelet” (boletín 6499–11). Ese es el nombre que recibió popularmente la que hoy es conocida como ley de “tenencia responsable”, aún por aprobar. Los archivos van de noviembre de 2008 a abril de 2010. Fue una campaña rabiosamente ciudadana. En el Grupo P (hoy diluido tras la aparición de twitter, y sobre todo facebook) confluyeron muchas de las personas y organizaciones que trabajaron duro en esto, parte de un amplísimo movimiento que dejó ver como pocas veces el profundo sentimiento animalista de los chilenos.

La Sra. Cocas brilló por su ausencia. Se la recuerda dando gritos un día frente al congreso junto a sus matonas y matones y algún q otro desprevenido. *En contra de la ley*. [La preocupación de la Sra. Cocas era que la ley para la que ella había trabajado anteriormente, como agente de la WSPA (organización pagada por los ganaderos), ya era suficiente: la ley llamada de “des-protección animal”, ideada para proveer de los documentos necesarios a los ganaderos para participar en mercados internacionales. (Esa es tb la ley que dejó fuera al rodeo de la categoría maltrato animal)]. Su participación por tanto en la ley de “tenencia responsable” fue nula. Pero como a la Sra. Cocas le gusta tanto usar el trabajo de otros para su beneficio personal (dicho sea de paso, quiere hoy sacar tb una ley contra el rodeo, sobre la base del trabajo activista de otros, pasando los laureles a su oxidada ong: dizque Proanimal)… como le gusta tanto poner su firma sobre el trabajo de otros, hoy quiere re-escribir la historia, encajando en los medios la falsedad de que ella es autora de la ley de tenencia responsable. “Puntos pal currículum, y nadie se va a enterar”. Pues nos enteramos. Que quede registro de esto. Va dirigido a los más jovencitos en el activismo animalista, que seguramente ni idea. A Girardi, el autor de la ley, le chivamos las malas artes desinformativas de la señora, y, tímidamente, la corrigió públicamente.

Decir de paso, que la Sra. Cocas, si hay bienestaristas en Chile, es la mayor representante. Se les pasa por alto a algunos analistas que no parecen haber cachado la noción de bienestarismo. El bienestarismo es peligroso. Bienestarismo no es tema para practicar tus cualidades discursivas. Bienestarista es una señora como la mencionada: una agente de los ganaderos: un activista que nos hace la contra, porque trabaja para perpetuar, a cambio de dinero y estatus, la explotación animal (ahí tienes, pues, su ley de los ganaderos. Una ley que tiende los medios adecuados para una explotación ganadera eficiente. Nada de “campañas monotemáticas” ni manifestaciones contra el maltrato o el rodeo, no, estamos hablando de Industria, de explotación pura y dura). El bienestarismo es una ideología que ve a nuestros hermanos como mercancía. El bienestarismo es una manifestación del materialismo: no existe más que lo físico: un bienestarismo no está ni ahí con el derecho a vivir de los animales, porque los animales son solo materia para ellos. Y para combatir al bienestarismo es necesario salir del paradigma materialista (es necesario dejar de justificar nuestros actos desde “la razón”, desde el lenguaje, desde los objetos). Ese es el error abolicionista, pretender combatir al bienestarismo desde su mismo paradigma. 
 Acá les dejo también un blog archivo sobre bienestarismo en Chile.

Volveré a editar esto.

http://wsspa.tumblr.com/ (ojo, son dos páginas)