Códigos conductuales: una tendencia silenciosa

En la primera búsqueda de tendencias fuimos a un pub de Concepción donde esa noche había una tocata emergente. Un local pequeño y alternativo, que llamaba la atención por sus precios y por el comportamiento del público asistente.

Si bien las leyes chilenas dejan en claro que no se puede fumar en lugares públicos cerrados, y que el consumo de marihuana no está permitido, en éste pub las cosas se ven distintas.

Es martes por la noche y las bandas se preparan para tocar, un publico variado y marcado por la diversidad se reúne en Bloom Bar para escuchar a tres bandas emergentes que de a poco se abren paso en la escena penquista.

Además de música hay un importante trabajo audiovisual, en donde las animaciones psicodélicas se toman la pantalla y acompañan a las bandas en su show.

Esto es un evento under y eso lo podemos saber por varias razones:

  • El público no excede las 20 personas
  • Las bandas son conocidas por gran parte de los asistentes, pero no son famosas
  • Los precios son asequibles para el bolsillo universitario, a pesar de que cobraron entrada

Y aquí algo importante y que llamó mucho la atención: Se podía fumar marihuana adentro, en cualquier parte del bar, pero cigarro solo se podía fumar al lado de una ventana que estaba frente a la barra.

El pub era en un segundo piso, por lo que todo el lugar estaba adaptado para que nadie tuviera que bajar por algún motivo, esto era de gran comodidad para los asistentes y todos al parecer se sabían a la perfección las normas impuestas por el local.

Cuando hablamos con algunos de los asistente respecto a estos códigos de conducta, y cual sería la respuesta a la buena aceptación de prácticas legalmente incorrectas, esta fue la respuesta de uno de ellos:

Yo creo que es el reflejo del comportamiento que tenemos las nuevas generaciones, con respecto a nuestras convicciones a un nivel más personal, es decir, nuestras generaciones cuestionan las leyes actuales, y se comportan en base a eso en lugares en los que es tácito el compartir de visiones con respecto a algunos temas, onda, nadie te dirá: ¿Oye, por qué estay fumando marihuana?
Esto igual está relacionado quizá a la democratización de la información, el acceso a internet, etc. es de conocimiento general que un cigarro es mucho más nocivo que un pito, por lo mismo se respetaba más la normativa del cigarro.
Yo creo, que ciertas normas han sido cuestionadas y conscientizadas, para luego ser aplicadas desde otra perspectiva.
Una de la bandas que se presentó esa noche, Flores Marchitas. Punk feminista.

Este ambiente y este tipo de eventos se repiten constantemente en Concepción, aunque no siempre con las mismas normas, pero eso no impide que el comportamiento sea prácticamente el mismo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.