Psicoanálisis I

En esta clase principalmente se realizó el repaso del texto “Esquema del psicoanálisis” en el cual Freud nos da un acercamiento general a su trabajo, en este texto podemos encontrar los siguientes apartados:

  1. El aparato psíquico

En este apartado explica brevemente en qué consiste y cómo se “divide” este aparato, digo se divide sólo como una manera de entenderlo ya que en realidad este sistema no puede fracturase.

2. Doctrina de las pulsiones

En este apartado encontramos una explicación de lo que que él llama pulsión a(las fuerzas que suponemos tras las tenciones de necesidad del ello) las cuales resume en dos básicas; Eros y pulsión de destrucción. La meta de la primera es producir unidades cada vez más grandes, conservarlas, o sea una meta de ligazón. La meta de la otra es disolver los nexos y así destruir las cosas del mundo. Su meta última llevar lo vivo al estado inorgánico, por eso también se la llama pulsión de muerte.

3. El desarrollo de la función sexual

Es la descripción resumida de las 5 etapas del desarrollo psicosexual.

De este apartado además debemos recatar los siguentes tres puntos:

–La vida sexual no comienza sólo con la pubertad, sino que se inicia enseguida después del nacimiento con nítidas exteriorizaciones.

– Hay que saber diferenciar tajantemente entre el concepto sexual y el genital ya que el primero es más extenso e incluye muchas actividades que nada tienen que ver con los genitales.

– La vida sexual incluye la función de la ganancia de placer a partir de zonas del cuerpo, función que es puesta con posterioridad al servicio de la reproducción. Es frecuente que ambas funciones no lleguen a superponerse por completo.

4. Cualidades psíquicas

Dentro de estas cualidades, Freud distingue lo “consciente” y lo “inconsciente”. Los que es inconsciente lo es solo por un momento. Si nuestras percepciones no corroboran esto se debe a que los estímulos de la percepción pueden durar un tiempo más largo, siendo así posible repetir la percepción de ellos. A esto último, el autor lo llama “preconsciente”, es decir todo aquello que puede trocar con facilidad el estado inconsciente por el estado consciente. El devenir consciente se anuda a las percepciones que nuestros órganos sensoriales obtienen del mundo exterior. Es cierto que también recibimos noticias conscientes del interior del cuerpo, los sentimientos.

5. Un ejemplo: La interpretación de los sueños

Cuando el contenido del ello inconsciente tiene perspectivas de penetrar en la conciencia se produce un estado de conflicto y de sublevación, el yo vuelve a ponerse en guardia contra su intrusión. Tal estado es el del dormir nocturno, en su actividad psíquica, el sueño. Este puede confuso, inteligible, sin sentido, muchas veces contradicen nuestro saber y nos comportamos como enfermos mentales, pues, mientras dormimos a los contenidos del sueño una realidad objetiva.

Aquello que recordamos al despertar como sueño sería nuestro distingo entre el contenido manifiesto del sueño y los pensamientos oníricos latentes. Se llama trabajo del sueño al proceso que de los segundos hace surgir el primero.

Like what you read? Give Daniela G a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.