mirror.co.uk

Los astros desde la tierra

Zarra-Messi. Cincuenta años de distancia

El fin de semana pasado Messi batió el récord de Zarra con una actuación que no se le había visto esta temporada en a la liga. La cifra histórica pareció un aliciente que hizo traer a la vieja Pulga, que iba por todas y participaba tanto como le fuera posible con tal de tener la pelota en los pies.

Se le vio correr hacia su propia portería para apoyar en defensa y también se le vio participativo para dar cuantos pases pudo, siempre con la intención de que se le devolviera el favor.

Al final terminó por concretar tres goles, algo de lo que había estado lejos esta campaña.

Con el récord batido, vale la pensar pensar si el mérito es de el fin de semana pasado, de esta temporada o de otros años.

Messi, un astro, como se le conoce a los jugadores emblemáticos, me recuerda a las estrellas que vemos desde el planeta todas las noches.

En la serie Cosmos se nos ha explicado que lo que vemos en el cielo en realidad no es la estrella, el astro no esta ahí en ese momento, sino que vemos la luz que viaja a través del tiempo. Como cuando flash nos sigue deslumbrando varios segundos después de tomada la foto.

Los años de gloria de Messi parecen haber quedado en otro momento que ya no es posible recuperar si no es gracias a YouTube, ya que en esta temporada se ha dedicado a dar pases a Neymar y a armar el juego mucho más alejado del área contraria. Con la inclusión de Suárez, se espera que Messi cada vez juegue más lejos, lo cual puede significar que sea menos espectacular y que su leyenda crezca hacia otras virtudes que no sean el gol sino el pase.

El sábado, con la complicidad de Luis Enrique, pudios ver a Messi como centro delantero, no como falso nueve, clavado a la espera de un balón que generara una nueva opción para asistir a quien se agregara al ataque o para definir por él mismo. No sólo vimos una versión de Messi inédita en su carrera, sino que pudimos recordar cuando Messi metía tres goles cada cinco partidos, con una facilidad para moverse que se le extraña desde que Vilanova dejó al equipo para pelear por su propia causa.

Ahora lo que más se pregunta la afición culé es si este Messi es el que viene después de las vacaciones de invierno o si estaremos condenados a que aparezca sólo cuando haya un nuevo récord por batir.

Después vino Raúl

El martes, en la Champions League, asomaba otro récord de goles, algo inusual para un jugador que en la campaña presente no se ha caracterizado por marcar.

El astro que vimos batir dos récords la misma semana es sólo la luz viajando a través del tiempo.

Las mejores temporadas goleadoras de Messi parecen haber quedado atrás, y sólo en este momento, cuando vemos que se acercó a los récords históricos, podemos apreciar la grandeza de esa estrella que lo ganó todo antes de explotar en el universo. Ahora sólo vemos una luz que alumbra cada cierto tiempo.

La afición culé compara el calendario con los datos de la Liga, Copa del rey y Champions para saber si el astro reaparecerá para demostrar que su luz sigue viajando en el tiempo y puede hacerse visible a los que desde la tierra contamos los días.