La perfección que no reconocemos

La inspiración es información nueva, que reemplaza las memorias y los viejos programas que se repiten en tu mente. Así como el intelecto se expresa por el hemisferio izquierdo del cerebro, la inspiración transita por el lado derecho.

La perfección que no reconocemos.

En otras palabras, la inspiración que estás buscando (soluciones perfectas, respuestas correctas) está dentro tuyo. ¡Siempre estuvo ahí!

Ante todo, tienes que saber que fuiste creado perfecto. Perfecto significa sin creencias, juicios de valor ni opiniones. Aún eres perfecto. Las imperfecciones son los «programas» que hemos acumulado desde el principio de la creación. Has olvidado quién eres en realidad. Por lo tanto, cada vez que surge un problema te enganchas con la situación, reaccionas y te defiendes, y, lo que es peor, culpas. Crees que en realidad hay alguien haciéndote algo, ¡y que tienes que saberlo todo! Sin embargo, tú no eres esta información equivocada que se repite constantemente en tu mente.

La sabiduría es innata en nosotros, y válida en todo momento. Su origen es el Universo, o Dios. Pero en nuestro estado habitual de inconsciencia no somos capaces de ver que todo lo que necesitamos está siempre ahí, junto a nosotros. Esto es debido a que nunca estamos presentes. Creemos que sabemos más que el mismísimo Dios y a menudo cerramos nuestra conciencia a otras opciones. Nuestras rígidas expectativas intelectuales hacen que busquemos en los lugares equivocados y formulemos las preguntas erróneas. Buceamos en el conocimiento, el cual es en base a lo aprendido; surge como un intento de manejar los asuntos humanos una vez que hemos perdido la conexión con la sabiduría innata. El conocimiento se centra en los asuntos «prácticos» pero olvida la conexión con la Fuente (el Universo / Dios), con lo cual, a menudo, al ofrecer una solución crea un nuevo problema. El conocimiento tiene su base en el intelecto, y por lo tanto en las memorias. El conocimiento constituye un pobre recurso en un universo multidimensional. Un universo rico en posibilidades e infinitamente creativo.

Nuestra insistencia en comprender todo con el intelecto es lo que nos crea mucha angustia. De hecho, quienes hacen más preguntas con el objetivo de saber y comprender todo, suelen ser los que más sufren. Las crisis emocionales y la desesperación son el resultado final de escuchar al intelecto, de querer comprender todo y creer que sabemos. Tus programas y memorias, vía tu intelecto, continuarán siendo tus carceleros mientras tú se lo permitas.

Te propongo que sueltes tu necesidad de comprender y que permitas que la inspiración llegue a tu vida. Para ello, solo se requiere que dejes de lado tu intelecto. No importa cuántos diplomas universitarios tengas ni cuán inteligente seas. El objetivo no es que te esfuerces por comprender el arte para solucionar problemas, Ho’oponopono, del que siempre te comento y que ha literalmente salvado mi vida; al contrario. Yo lo he llamado Zero Frequency® y es una experiencia, un sentimiento, la sabiduría. Es algo que no puede describirse ni explicarse en términos de la lógica ni de ninguna doctrina. En este momento, tu intelecto se esmerará por comprender estos conceptos sencillos que te comparto; pero para que puedas aprovechar esto y todo lo que sucede en tu vida, hazte un favor: pon tu intelecto en pausa y permite que tu corazón te guíe.

Like what you read? Give Mabel Katz a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.