¿Por qué trabajar sin horario?

El éxito solo se alcanza rodeándote de los mejores. Esto es algo indispensable y dentro de Tienda Nube sabemos muy bien que si realmente queremos alcanzar nuestros objetivos año tras año de forma agresiva, hay que contar con un equipo de gran nivel. Para eso necesitamos atraer y mantener a los mejores y darles todas las herramientas necesarias para ayudarlos a alcanzar su máximo potencial. Entre ellas, creemos que ciertas flexibilidades pueden hacer la diferencia a la hora de elegirnos y además pueden ayudar a mantener un ambiente de trabajo más productivo y feliz.

Una de nuestra políticas centrales es no tener horarios fijos: no controlamos la cantidad de horas que trabaja cada persona en su día a día y tampoco controlamos el horario de entrada o salida durante el mismo. Estamos acostumbrados a ver llegar a alguien a las doce del mediodía o irse temprano sin que esto le resulte extraño a nadie. Creemos que el valor que agrega alguien no tiene que ser medido por la cantidad de horas que pasa sentado en una silla.

Si no medimos a las personas de nuestro equipo por la cantidad de horas que pasan sentados frente a una pantalla, ¿cómo hacemos para evaluar su trabajo? Simplemente por objetivos. Tenemos reuniones de trabajo cada tres semanas, a las que generalmente se les llama sprint meetings, y en las mismas decidimos:

  • qué problemas vamos a resolver;
  • con qué calidad tiene que ser hecho el trabajo;
  • en qué marco de tiempo;
  • y el impacto esperado que debería tener nuestro trabajo.

Mientras esos objetivos se cumplan no nos preocupamos como la persona se organiza para alcanzarlos.

Cada persona dentro de Tienda Nube tiene claro cuáles son sus tareas y responsabilidades y cada quien asigna ese tiempo como cree conveniente. Todo esto obviamente bajo ciertas políticas que permitan mantener la convivencia dentro de un equipo y no interfiera el trabajo de otra persona. Esto incluye obligaciones que son esperables, como por ejemplo estar presente en una reunión que fue definida de antemano en un horario laboral razonable durante el día y en el que todos figuraban disponibles. Para esto último, intentamos que cada persona mantenga una visibilidad completa de su calendario y actividades tanto dentro como fuera de la empresa para estar organizados de la mejor manera.

Esto posibilita dar total flexibilidad a las personas: que los que prefieren entrar a trabajar más tarde lo puedan hacer, aquellos que prefieren terminar su día más temprano lo hagan o incluso que si tienen trámites, estudios o cosas por afuera de su vida laboral las puedan encajar perfectamente.

Una cultura orientada a objetivos nos permite tener una medida clara del desempeño de una persona y hace que su evaluación sea mucho más fácil, clara y justa en términos de remuneración y progreso dentro de la organización.

Por otro lado, esta cultura flexible puede mal entenderse con ser laxos o tener una forma relajada de tomarse las cosas pero en la práctica significa justamente todo lo contrario. La parte central de esta política, y es clave transmitirlo de esa forma, es la de no tener excusas para no llegar con lo pactado, romperla y llevar a tu organización un paso adelante cada día.

Desde ya que si tienen alguna duda o pregunta sobre esto y cualquier otro tema me pueden escribir a nico@tiendanube.com :)