PASOS INFALTABLES A LA HORA DE PLANIFICAR PROYECTOS EMPRESARIALES

Ya lo había dicho el expresidente de los Estados Unidos Dwight D. EisenHower, “Un plan no es nada, pero lo planificación lo es todo”.

Aunque es verdad que las ideas son fundamentales para el crecimiento de las empresas, de nada nos sirven si no vienen acompañadas de una buena organización y planeación. Estos dos factores condicionarán la puesta en marcha de un proyecto empresarial, y la ausencia o el descuido de ellos podría generar un efecto contraproducente en nuestra productividad. Todos amamos las buenas ideas, la creatividad, la innovación, pero de la planificación dependerá que estas ideas sean un éxito o una catástrofe.

Por lo anterior, hoy en TimeManager te compartimos algunos puntos que no debes dejar pasar por alto a la hora de planificar tus proyectos empresariales, que te permitirán tener la mente más ordenada y potenciar al máximo tus ideas.

Toma papel y lápiz antes de que sea tarde

Si eres creativo, sabrás que conforme llega una idea innovadora a tu cabeza, tardarás horas y horas girando en torno a ella y observándola desde diferentes ángulos. Es un ejercicio profundamente enriquecedor y fundamental para la creación de nuevos proyectos, pero la posibilidad de que el exceso de pensamientos nos haga perder el hilo inicial de la idea y el dibujo global de nuestra idea principal es muy alta.

Por esta razón, cada vez que tengas una idea nueva toma papel y lápiz y anótala. Si prefieres los recursos tecnológicos, existen herramientas para realizar diagramas de flujos, listas de tareas a realizar, entre otros, que te permitirán estructurar mejor tus ideas, conectarlas a las nuevas que van surgiendo y darles cohesión. Por medio de este método, podrás ir dando forma a tu proyecto más eficientemente.

Toma un calendario

Quizás no extrañes tu época de empleado y no quieras volver a ceñirse a un horario establecido, pero vivir al margen del calendario es un arma de doble filo.Aunque cuentas con completa autonomía para experimentar y explorar, potenciando tu creatividad, al abusar de esta libertad corres el riesgo de caer en una repetición innecesaria de procesos, en el tedio, y en el fracaso, hay que decirlo.

Lo que queremos decir no es que debes negarte estos espacios de contigo mismo en los que las ideas fluyen tan naturalmente, son parte esencial. Pero no puedes gastar más tiempo del necesario en ello para apurarte al final en la realización del proyecto, dejando las fases de la realización de tu proyecto sin revisión y retroalimentación por falta de organización. Además, trabajar más horas seguidas no nos hace necesariamente más productivos, así lo repitas una y otra vez, estas no son más que excusas de procastinador. Anota tus tareas por realizar y prográmalas, así nada se saldrá de control. Si te interesa, por medio de esta infografía te recomendamos algunos métodos para potenciar tu productividad.

Avanza lento pero seguro

Hablando de procrastinación, no hay nada que alimente más el deseo de dejar todo para después que aquellas metas que parecen grandes, abrumadoras y lejanas al presente. Aunque es fundamental delimitar nuestro objetivo final, no podemos mantenernos únicamente mirando ese futuro lejano. Lo mejor es planificar retos pequeños y seguros para cada semana o mes, con el fin de mantener la constancia, ver una evolución de nuestro proyecto y acercarnos a paso seguro a nuestro objetivo final.

Al mantenernos realizando estos mini retos, muy seguramente nuestra motivación no se perderá y no desistiremos de realizar el proyecto. Sacará lo mejor de nosotros mismos y se verán resultados a corto plazo.