Somos improductivos por elección

Adaptar nuestra rutina de trabajo nos permitiría ahorrar hasta 20 horas por semana

El común de las personas tiene una rutina de trabajo en la que combina una baja velocidad en la ejecución de sus tareas con continuas distracciones e ignorancia sobre como autoadministrar mejor el tiempo.

En Estados Unidos, 1 de cada 10 empleados ya se sumó a lo que se denomina la Economía Gig. Los Millenials, una generación mas orientada a resultados que a horarios y rutinas laborales, prefieren estar 100% enfocados en su trabajo cuando de verdad lo requiere, y luego dejar literalmente de trabajar para descansar o hacer algún otro tipo de actividad.

El concepto al que apuntamos en este artículo es muy similar a una rutina de gimnasio, 40 minutos muy intensivos (en el horario adecuado) y después descanso para recuperar la masa muscular.

Según el Psicólogo Ron Friedman, especializado en la motivación de las personas, las 3 primeras horas de nuestro día son las más importantes y sobre todo las más productivas. Básicamente, es en ese momento donde tenemos que aprovechar no solo para trabajar, sino para trabajar en los asuntos que requieren una mayor capacidad cognitiva y dejar para otro momento las tareas mas rutinarias.

A contramando de lo que sugiere la ciencia, generalmente ocupamos esos momentos para hacer deporte, tener reuniones, leer el diario o mirar las redes sociales ¿Qué pasa después? Tenemos que arrancar a trabajar y ya estamos cansados.

Si por el contrario siguiéramos la sugerencia de trabajar intensamente las 3-5 primeras horas de la mañana (bien alimentados y con intervalos de 40 minutos sin parar), luego nuestra mente estaría lista para un buen descanso. Ahora si es tiempo de hacer deporte o ejercitarnos.

Concluida nuestra rutina de entrenamiento, estamos listos para trabajar algunas horas mas solo si hiciera falta. Menos enérgicos y mas propensos a distracciones, podemos darle lugar a las tareas mas rutinarias, reuniones o incluso a planificar como será nuestro siguiente día.

Un detalle no menor, para que esta rutina funcione en armonía, es recomendable utilizar alguna herramienta de Timetracking la cual nos permita medir el tiempo que nos toma cada tarea y una herramienta de Task Management para planificar y administrar mejor la ejecución de las mismas.

Resumen:

  • Cuida tus mañanas.
  • Planifica tu rutina de trabajo.
  • Empieza con las tareas que requieran mayor capacidad cognitiva.
  • Mide el tiempo que te lleva hacer cada una.
  • Realiza ejercicio físico para descansar tu mente y recuperar energías.