Una hipótesis sobre el porno en las redes sociales


Esto tan sólo es una hipótesis, una teoría que no he podido corroborar por falta de datos. Una idea un tanto peregrina, vamos.

¿Cuál es el verdadero motivo por el que servicios web ponen límites al porno en sus plataformas? La respuesta no es mojigatería, ni puritanismo. O al menos no es solo esa la respuesta (que seguro que algo de eso hay). Es también una cuestión de recursos.

Sí, recursos. Porque si no pones límites, el porno tiende a comérselos todos. Sobre todo si te haces popular.

Al porno se le puede aplicar la teoría de las ventanas rotas, como en los comentarios. Si no moderas los comentarios con insultos, pronto todo serán insultos. Si no moderas las publicaciones con porno, pronto todo será porno. Y sí, meto en “porno” los desnudos. O todo aquello en el que aparezca un pezón femenino, que es lo que pareciera que dijese Facebook. No por mi apreciación, sino por la que parecen tener los servicios web.

Y mira tú, ahora que digo Facebook, lo cierto es que en este punto Zuckerberg lo ha hecho muy bien, aunque yo no tenga claro que fue exactamente lo que le movió. A pesar de los escándalos suscitados entre los usuarios por su exceso de celo, desde el primer día no han dejado pasar ni una (o al menos así nos lo venden, que no me lo creo del todo). Claro, han exagerado hasta extremos ridículos: recordemos el caso de la teta que era un codo. O los casos de pinturas de desnudos. Pero poco a poco han ido ajustando sus criterios.

¿Qué hubiese ocurrido si no hubieran puesto esos límites? Pues hubiese ocurrido Tumblr, así de claro. La plataforma ahora propiedad de Yahoo es abundante en porno. No sé si esto se dio desde el primer día ni como afectó, pero Tumblr pudo separar el porno del resto de contenido sin prohibirlo. Ahora bien, no sé cuanto les habrá costado esto en recursos. Es el caso contrario a Facebook y también lo han hecho bien, aunque de otra forma.

Que el porno se expande como un gas y tiende a ocupar todo el espacio disponible es algo que deberían tener en cuenta todos aquellos emprendedores que quieran lanzarse con una plataforma de contenidos del tipo que sea. Y no solo porque los pornófilos sean capaces de devorar tera tras tera, sino también porque se puede dar el caso de que tu plataforma pase en cuestión de horas de ser ese sitio donde también se puede publicar porno a ese sitio donde se publica porno. El matiz es pequeño pero importante.

A menos que seas Ello, donde a nadie le importa si se publica porno porque a nadie le importa lo que se publica allí.

Imagen: Zerocool