LOCK&CHARGE, LA STARTUP ESLOVENA QUE QUIERE REVOLUCIONAR LOS TRANSPORTES… CON FLOTAS DE BICICLETAS ELÉCTRICAS

La que promete Lock&Charge, startup creada por dos jóvenes y visionarios empresarios eslovenos, Andrej Sobotkiewicz y Nerina Čorbadžić, es una auténtica revolución de los transportes. La startup tiene su sede en Rovereto (Italia del norte), en el acelerador de startup hardware Industrio, y opera en un sector muy prometedor: el del transporte en bicicleta (eléctrica y “tradicional”). Con el objetivo de promover la difusión de las flotas de bicicletas eléctricas y del bike-sharing, y contrastar así la presencia masiva de coches en las ciudades europeas.

Según el Environmental Performance Index de la Universidad de Yale, de 180 países Eslovenia es el quinto más respetuoso del medio ambiente.

No es sorprendente que una startup parecida la haya fundado un equipo esloveno. Porque Eslovenia, más allá de las frases a efecto tipo “Eslovenia corazón verde de Europa”) es realmente una de las naciones más verdes y amigas de la naturaleza. El 55% de su territorio es protegido, y según el Environmental Performance Index de la Universidad de Yale, de 180 países Eslovenia es el quinto más respetuoso del medio ambiente. Solo las super virtuosas naciones escandinavas superan esta pequeña república situada en el corazón de Europa. Justo el año pasado, Liubliana fue proclamada Capital Verde Europea; y por sus calles circulan muchas bicis, además de unos mini-vehículos eléctricos que son el capricho de todos los turistas.

Es una premisa necesaria para comprender el contexto cultural y social en el que ha madurado el equipo de Lock&Charge, una startup que responde a una necesidad muy concreta. Porque en ciudades cada vez más contaminadas y congestionadas, y en un mundo que tiene que lidiar con el cambio climático, el transporte de masas sobre bicicletas (eléctricas o a tracción muscular) y el bike-sharing pueden ser soluciones decisivas. Pensemos por un momento en las metrópolis del norte de Europa, como Copenhague o Estocolmo, o en la misma Liubliana: con más bicis y menos coches circulando ganan todos: los peatones, el medio ambiente, las ciudades y la calidad de vida de sus habitantes.

Sin entrar en los detalles más técnicos, Lock&Charge presenta una oferta all-inclusive que permite transformar de la nada dos, tres, diez, cien bicis eléctricas… en una flota de e-bikes por alquilar o compartir. La oferta comprende: un dispositivo electrónico que permite recargar la bici así como bloquearla (¡se acabaron los robos!); la estación de recarga; la plataforma web para monitorear cada bici equipada en cada momento, y para gestionar el servicio. Pero como una imagen vale más de mil palabras, aquí tienen un video de minuto y medio que lo explica todo:

Gracias a Lock&Charge ya no hay que esperar que la administración ciudadana decida invertir en el bike-sharing… cualquiera, incluso una comunidad, un centro comercial o una escuela, puede equipar sus bicis (eléctricas y tradicionales) y crear una flota de e-bikes! “Queremos ser protagonistas de la transformación a un concepto de movilidad extendido, y ver las bicicletas volver a sustituir los coches en las ciudades europeas. Hay que hacerlas más asequibles y disponibles: y la tecnología Lock&Charge es capaz de hacer precisamente esto” explica Andrej Sobotkiewicz, fundador y administrador de la startup.

Queremos ser protagonistas de la transformación a un concepto de movilidad extendido, y ver las bicicletas volver a sustituir los coches en las ciudades europeas.

Lock&Charge tiene como socios varios actores de la innovación tecnológica italiana y eslovena: las empresas de la región italiana Trentino-Alto Adige, HSL y 3tec, especializadas respectivamente en el manufacturero avanzado y en la electrónica de nueva generación, la eslovena TBP, una importante productora de cables Bowden y Dlabs, con sede en Liubliana, que ha desarrollado la plataforma web.