Por qué me encantan los talleres de Design sprint master y por qué se necesitan dos días para enseñar el método

Tengo mi propia empresa desde hace 20 años y llevo en Alemania 30. A lo largo de mi vida he trabajado con un increíble número de grandes personas en diversos proyectos, esperando con impaciencia la finalización de los productos y teniendo que encontrar soluciones no convencionales para planes de proyectos poco realistas. Asimismo, he asistido a muchas formaciones y he llevado a cabo muchas otras yo mismo. Ya sea como alumno o como profesor, siempre he adquirido nuevos conocimientos. Pero nunca antes una de mis formaciones había sido tan emocional como nuestros talleres de design sprint. Así que hoy me gustaría escribir unas cuantas líneas sobre por qué me encantan los Design sprint master.

En nuestros talleres hay participantes que ya han leído, visto vídeos o podcasts y visitado sitios web y blogs sobre este tema. Otros provienen del mundo del design thinking o siguen procesos ágiles de desarrollo de software en su trabajo diario como propietarios de productos (Product Owner), desarrolladores de software o diseñadores de UX. Todos tienen algo en común: están interesados en el método, pero hasta ahora sólo lo conocen de forma teórica y no tienen ni idea de por dónde empezar para ponerlo en práctica. Es importante crear un entorno seguro puesto que sin experiencia como facilitador estás muy solo frente a un amplio abanico de posibilidades y eres el principal responsable del resultado favorable del sprint, al menos a los ojos del cliente.

Llevamos a cabo talleres de Design sprint master en tres idiomas por todo el mundo. Ya lo hagamos en inglés, español o alemán, la gente siempre está muy contenta y agradecida, no sólo de que se le presente y se le informe sobre las cinco etapas, sino también de experimentar el proceso en primera persona: las dinámicas de grupo, el time boxing, la votación, la toma de decisiones que se consideran buenas y comprensibles o incomprensibles. Y sobre todo: ¡el prototipo! Sin conocimientos previos. Sin habilidades de diseñador. Sin compañeros del entorno del diseño. Y la emoción de tener que presentar un resultado parcialmente funcional a un usuario y aceptar su reacción. El design sprint es un método con el que nadie puede esconderse y todo el mundo tiene que involucrarse si se quiere conseguir un resultado evaluable. Por lo tanto, la formación pierde su abstracción después de un corto período de tiempo, uno deja la típica situación de “me siento a la mesa y escucho” y se fusiona con el equipo y la pregunta dada.

Ya en la etapa 1 (entender), los participantes tratan con un usuario y procesan información sobre un tema determinado, sobre el que tienen que trabajar desde el principio hasta el final del sprint. Llevan a cabo entrevistas con expertos y aprenden lo importante que es crear preguntas para consolidar y revisar toda la información. Te involucras en el proceso y te sumerges en el tema. Lo más emocionante de ver: aunque sigo viendo a los participantes mirando sigilosamente sus relojes o teléfonos móviles en otras formaciones, esto nunca me ha pasado en un taller de design sprint. Ni una vez.

En la segunda etapa (idear), las demos rápidas (lightning demos) ofrecen una enorme variedad de soluciones a un solo problema. Hasta entonces, los participantes se mostraban escépticos sobre el valor añadido que podía aportar el sprint y sobre cuándo el problema podía eliminarse de forma bastante clara y, por lo tanto, con una solución sencilla y directa. Es entonces cuando empiezan a estimularse el asombro y la propia imaginación. El término “robar con orgullo” y el llamado robo desenfrenado de ideas inspira la creatividad de algunos participantes, hasta tal punto que se transforman de miembros reservados del equipo en los mayores evangelistas del robo creativo. El desvarío en 8 realmente les inspira a generar los diseños más locos. Como profesor es increíblemente satisfactorio saber que en este momento toda la energía que se acumula y podría convertirse en frustración y sobrecarga puede usarse y canalizarse en la liberación y la satisfacción que surgen al final del primer día del taller con la finalización del propio boceto de la solución. Además de esta liberación como formador, siempre siento un poco de asombro por las soluciones innovadoras que los participantes desarrollan. Es una experiencia muy agradable y satisfactoria también para mí.

Cuando entramos en la tercera etapa en el segundo día y los participantes pueden ver la galería de arte con todos sus trabajos por primera vez, la mayoría de la gente se sorprende y comprende que, aparte de la visión teórica del método que han leído, el trabajo “en solitario pero como grupo” ha marcado el rumbo del sprint. Realmente pasean entre los bocetos como en una exposición y pasan mucho tiempo frente a unos y poco frente a otros. Debido a mi experiencia como entrenador, ahora puedo ver, a partir de la mezcla de lenguaje corporal y la duración de la contemplación, qué bocetos estarán entre los favoritos y cuáles tendrán menos puntos cuando hagamos el mapa térmico. Más tarde, cada boceto se presenta de nuevo como parte de la evaluación veloz, pero este paso no suele cambiar la afinidad individual por una u otra solución. Sin embargo, ayuda a mostrar al equipo una vez más a lo que han sido capaces de contribuir y lo que han logrado en tan poco tiempo en un tema completamente desconocido. Una votación y la decisión de una solución, ya dirigida hacia la creación de prototipos, revela afinidades y aversiones que se habían ocultado hasta ese momento, y en breve se discuten ideas que no se han entendido hasta entonces. Siempre mantenemos un ambiente de apoyo y amistad. El compromiso y la identificación exorbitantemente creciente de los participantes del taller con su proyecto en los últimos dos días se hacen cada vez más evidentes. Una gran experiencia, y una lección de por qué un equipo es siempre más que la suma de sus miembros. El guión gráfico suele absorber una parte de la decepción, cuando ciertos elementos previamente descartados se muestran en la solución de nuevo de manera pequeña y oculta, ya sea porque su viabilidad es imbatible o porque el decisor de buena gana suaviza su decisión. Lo bueno de la formación comparada con un design sprint real es que también puedes dejar que el rol de facilitador se escape, porque especialmente con los ejemplos, si dejas que el modelo se salga de control, puedes explicar mejor algunos pasos del proceso después con la corrección, por qué deberías seguir el modelo y qué es lo que lo hace tan exitoso.

El prototipo muestra lo bien organizados que están los participantes después de un día y medio de formación. Cada uno tiene su tarea y un objetivo común; el prototipo debe estar disponible para ser testado en poco tiempo. El esfuerzo del equipo es enorme. Todo el mundo está trabajando febrilmente en ello. Hay dudas fundamentales sobre si esto puede lograrse y en cada sesión de entrenamiento experimento un final feliz: el equipo siempre lo consigue. Como en una buena película: esfuerzo, tensión, preguntarse si ha valido la pena y un final liberador. Me encanta este ambiente cada vez. A veces tiene el potencial de poner la piel de gallina.

La tensión continúa hasta la entrevista al usuario en la etapa final del design sprint. El equipo sigue la presentación de “su bebé” cada segundo. Los participantes están tan involucrados que hablan sobre desarrollos futuros del producto y piensan en mejoras. Están tan inmersos en el proyecto que han olvidado que es “sólo” un taller para enseñarles el modelo. Como profesor, siempre tengo una sonrisa en la cara después de estos dos días. Es fantástico ver cómo los participantes se lo toman todo en serio y se enamoran del tema y de su propio producto recién creado.

Es por eso que voy a continuar esta formación de dos días y no con un curso corto y comprimido en un día. Quiero que los participantes experimenten todo lo anterior. Quiero tenerlos exhaustos y con una sonrisa al final del curso, porque están satisfechos con su propio rendimiento y el del equipo.


Escrito por José Díaz, CEO de trendig technology services. trendig — get your best ideas with us!


Aprende los pasos para hacer un design sprint con tu equipo participando en los próximos talleres de design sprint en español, o solicita un curso en tu país y a tu medida.

Así es un design sprint workshop con trendig.