The Pursuit of Happyness — 2006 film

En busca de la creatividad

¿Cuál es el propósito de nuestra formación básica?

Muchos recordaremos la emotiva película de Will Smith “The Pursuit of Happyness” que narra la historia real de Chris Gardner y su hijo Christopher Gardner Jr. Entre otras cosas muestra cómo luego de tocar fondo se puede cambiar el rumbo de nuestras vidas, o al menos la forma en que la vemos. Aprovecho su público conocimiento para hablar de la manera en que fuimos y estamos siendo educados y como la pandemia, nuestro “tocar fondo” de hoy, nos evidenció ciertas cosas que desde hace años no funcionan.

¿Cómo fue y sigue siendo nuestra educación?

Mis pasos por las instituciones educativas siempre fueron incómodos. Nunca fui el “alumno ejemplar”, con altas calificaciones en todas las asignaturas. Me costó entender porqué, en ese momento se lo atribuía, quizás, a una falta de capacidad para poder cumplir con creces en todas las clases, sentía que sólo me alcanzaba para las que más me gustaban. Hasta que un día en la bibliografía recomendada de uno de los cursos que más me gustaba y al cual le dedicaba más atención, tiempo y energía, Diseño III (no es casualidad que se tratara de una disciplina con límites más difusos) se nombraba un libro llamado “La cabeza bien puesta, bases para una reforma educativa” de Edgar Morin. Luego descubrí que Morin es, hoy a sus 99 años, un filósofo y sociólogo francés que dedicó su vida a entender y criticar, entre otras cosas, al sistema educativo tradicional.

Desde la escuela primaria recibimos una enseñanza que nos acostumbra a separar las disciplinas, a aislar los objetos de su entorno, a desunir los problemas más que a vincularlos e integrarlos.

Morin afirma que el sistema educativo tradicional nos induce a reducir lo complejo a lo simple, a separar lo que está unido, a descomponer y no a recomponer, a eliminar todo lo que aporta desorden o contradicciones a nuestro entendimiento. Y en estas condiciones, las mentes jóvenes pierden sus aptitudes naturales para contextualizar los saberes y para integrarlos en los conjuntos a los que pertenecen.

“Las comunidades humanas dependen de una diversidad de talentos, no de una concepción única de capacidad. Hoy el sistema educativo hace un uso muy pobre de nuestros talentos, es por eso que debemos reconstruir nuestro sentido de la capacidad y de la inteligencia”. Ken Robinson

En este sentido las mentes jóvenes, como la de Christopher, carecen de principios que les permitan afrontar lo inesperado y lo incierto que puede ser el mundo. Aquí es donde me pregunto, teniendo en cuenta el tipo de formación que recibimos:

¿Cómo nos desarrollamos en el mercado laboral?

¿Cómo podemos entender y aplicar las formas de trabajo de una organización compleja si nos enseñaron a separar y simplificar el conocimiento?

Nos encontramos, de pronto y sin darnos cuenta, en el final de nuestras etapas de formación ya estandarizados, con nuestra creatividad suprimida, sin tener pasiones estimuladas y sin un rumbo claro hacia dónde ir en este mundo real que nos parece casi desconocido.

“Tan poderoso es un paradigma arraigado en la configuración de nuestro pensamiento que a menudo se requiere de una gran crisis o catástrofe para liberarnos de su definición de la realidad”. Carol Stanford

The Pursuit of Happyness — 2006 film

El momento del cambio

En un fragmento de la película muestran cómo Gardner y su hijo tocan fondo y tienen que dormir en la calle, son de esos momentos en que queremos cerrar los ojos o adelantarnos hasta el final para no tener que ver todas las desgracias que pasaron. Este es un momento de crisis, del que no se puede esperar nada bueno. Pero a la vez necesario, para replantear lo establecido, para mirar la vida desde otro lugar.

La situación actual de pandemia no es una película, aunque quisiéramos, es real. Nos enfrentamos a una situación crítica e inesperada, en la cual tuvimos que cambiar drásticamente ciertos comportamientos para seguir adelante con nuestras vidas. Y dentro de esas cosas que cambiaron se encuentra la educación y la forma de trabajar en las empresas.

De repente nos dimos cuenta que había acciones y tareas de lo establecido como “normal” que no encajaban con la nueva forma de actuar. Las instituciones educativas hicieron un esfuerzo muy grande por adaptarse a la virtualidad, por transmitir lo definido en el plan de estudios, por mantener el interés de los jóvenes aunque no asistan a las escuelas. Pero este esfuerzo, que se valora y mucho, sólo se quedó en la forma de enseñar y no en lo que se enseña.

El poder de la creativiad

La creatividad ya no puede ser una curiosidad, algo de unos pocos que nacen con esa virtud. Hoy en día es una habilidad necesaria en todas las industrias, es una de las ventajas competitivas más poderosas en cualquier negocio, pero, si esta habilidad se desarrolla durante nuestra juventud y en las estapas de formación primaria, me pregunto: ¿Cómo debería ser la educación para que podamos desarrollar nuestra creatividad?

Modernist Studio, la consultora de diseño, estrategia e innovación que tiene, entre sus partners, al diseñador Jon Kolko, viene investigando desde hace tiempo el futuro de la educación. Ellos plantean la educación K-12, un modelo de escuela futura que planea la reinvención a través de 3 ideas:

Human-Machine Teaching

  • Una enseñanza vinculando AI con el ser humano. Donde la tecnología sirve como fuente objetiva de conocimiento, vinculando hechos, recursos y pruebas para evaluar con exactitud el trabajo de los estudiantes. Y los maestros humanos se convierten en coaches de aprendizaje social-emocional centrándose en la interpretación y la reflexión del estudiante hasta que desarrolle su propia autonomía.

Learning Hubs

  • Modelo en que las escuelas se organizan en torno a temáticas especializadas y no a su ubicación geográfica. Los campus físicos se re-imaginan en función de una especialidad donde por ejemplo, una antigua piscina se convierte en una escuela de biología marina y una biblioteca abandonada se convierte en una escuela de literatura. Centros en los que los cohortes se basan en intereses, estilos y competencias más que en edad o ubicación.

Living Portfolio

  • El estudiante va cargando sus proyectos destacados desde la escuela y a través de AI se visualizan patrones de crecimiento que van evolucionando a medida que se van cargando nuevos datos. A diferencia de un currículum tradicional o un perfil de LinkedIn, donde sólo se ponen calificaciones y logros, este “portafolio viviente” evalúa aptitudes claves como la autonomía, la sociabilidad, el crecimiento, la curiosidad y el oficio.

En Modernist Studio ven la necesidad y la oportunidad de ofrecer una educación que se adapte a las necesidades y deseos de aprendizaje de los jóvenes mucho antes de la universidad.

Si bien nos puede parecer algo lejano e imposible, estas maneras de pensar la educación sirven para darnos cuenta de los cambios que nuestros jóvenes están necesitando para encontrarse y desarrollarse como personas.

Muchos de los que estamos leyendo este artículo quizás no veamos este cambio, pero al menos podemos ser conscientes de ello e incentivar a que más personas encuentren la creatividad que tienen dentro, así cómo Chris y su hijo encontraron la felicidad en sus vidas.

The Pursuit of Happyness — 2006 film

Si tú o la organización en la que trabajas están en busca de la creatividad no dudes en escribirnos a: lonuevo@noescomun.com

Uncommon Design Strategy

diseño centrado en el ser humano y sus futuros

Uncommon Design Strategy

diseño centrado en el ser humano y sus futuros

Matias Ignacio Zorza

Written by

Strategic Designer

Uncommon Design Strategy

diseño centrado en el ser humano y sus futuros